31.1.10

Luna llena

La noche cae sobre Ayamonte. 
Viernes. 
Calle solitaria. 
Frío preñado de humedad del Guadiana. 
Al otro lado, Portugal. 
Sobre el firmamneto, entre grandes nubarrones, aparece la luna, llena, en todo su esplendor, como queriéndose precipitar, en su cercanía, a la Tierra.
Ganas de quedarme contemplando su lento periplo, entre nubes, en su caminar en la madrugada.
Luna llena, más cercana que nunca. 
Amor y muerte.

23.1.10

Un poco exagerado pero algunas cosas, ciertas...

Aunque no me gusta incluir en mis blogs nada que no sea de mi propia cosecha (ya sean relatos o fotos) hoy hago una excepción e inserto el fragmento de una obra de un escritor -y más cosas- francés del siglo XIX.

«Ser gobernado es ser vigilado, inspeccionado, espiado, dirigido, legislado, reglamentado, encasillado, adoctrinado, sermoneado, fiscalizado, estimado, apreciado, censurado, mandado por seres que no tienen ni título, ni ciencia, ni virtud. Ser gobernado significa, en cada operación, en cada transacción, ser anotado, registrado, censado, tarifado, timbrado, tallado, cotizado,  patentado, licenciado, autorizado, apostillado, amonestado, contenido, reformado, enmendado, corregido. Es, bajo pretexto de utilidad pública y en nombre del interés general, ser expuesto a contribución, ejercido, desollado, explotado, monopolizado, depredado, mistificado, robado; luego, a la menor resistencia, a la primera palabra de queja, reprimido, multado, vilipendiado, vejado, acosado, maltratado, aporreado, desarmado, agarrotado, encarcelado, fusilado, ametrallado, juzgado, condenado, deportado, sacrificado, vendido, traicionado y, para colmo, burlado, ridiculizado, ultrajado, deshonrado. ¡He aquí el gobierno, he aquí su moralidad, he aquí su justicia»
P. J. Proudhon (Idea General De La Revolución en el siglo XIX)

22.1.10

Efepé (FP)


Compañía Automovilística Ómicron-Julieta. El jefe del Departamento de Motores da la bienvenida al joven que se incorpora, durante unos meses,  para realizar las prácticas convenidas antes de finalizar sus estudios de Formación Profesional.
El Jefe de dicho departamento -de acuerdo con el tutor académico- lo encomienda a Ramiro, el veterano encargado de la Sección de Revisión quien, como cada año, saluda con afecto a un nuevo estudiante, en este caso Iván, presentándole al resto de los empleados.
--Mira, chico, yo comencé a trabajar, simultaneándolo con el estudio, en mil novecientos sesenta ayudando a reparar y recuperar un viejo "Hispano-Suiza". Me han encargado iniciarte en este trabajo. Si me prestas atención, te diré cómo desmontar los modernos motores "Omi"; cómo chequear todos sus componentes y revisarlos; cómo detectar posibles defectos; te mostraré los puntos claves donde debes poner la máxima atención; te enseñaré a reparar cualquier anomalía, siguiendo las instrucciones. Además te inculcaré la necesidad de respetar escrupulosamente las Normas  de Seguridad para, con su cumplimiento, poder ganarte la vida; sin necesidad de arruinarla, o perderla. Y, por fin, te documentaré sobre las normas de conservación del Medio Ambiente para intentar mantener el entorno, que pertenece a todos, libre de residuos "so-li-gas". Así que, venga: observa con atención porque enseguida lo vas a hacer solo, bajo mi supervisión, desarrollando todos los conocimientos adquiridos en el Instituto Técnico (Taller, Tecnología, Matemáticas, Idiomas, Legislación laboral, etc.). Te ofrezco mi experiencia. Que en el futuro seas el número uno en tu profesión, dependerá de ti. Aprende de tus posibles fallos, asumiéndolos y corrigiéndolos. Procura la satisfacción de la tarea bien realizada. Nos enseñaremos mutuamente.
--¿Qué le puedo enseñar yo a Vd.?--pregunta, extrañado, el joven que, ya,  viste el flamante uniforme de la Compañía con un emblema estampado que representa,  en perspectiva, el graderío de un  anfiteatro.
--Me puedes enseñar y contagiar algo del entusiasmo, del afán de superación y del dinamismo que seguramente a ti, hoy, te sobra. Y no es necesario que me llames de usted: somos compañeros.
--Todo eso está muy bien, "jefe", pero lo que no tengo claro es encontrar empleo cuando sea, ya mismo, técnico especialista.
--Bueno, esperemos que los políticos, recién elegidos, y los empresarios lleguen a acuerdos positivos para crear puestos de trabajo a los que podáis acceder, todos, de manera estable. Me encargo de recordarlo. No pierdas la esperanza. Así que, ahora, nosotros, ¡manos a la obra !
http://www.universidadlaboralsevilla.com/

15.1.10

Amanece en el trabajo...


Un nuevo día amanece en "mi" puesto de trabajo. Van 37 años... pero a diferencia de tantas y tantas veces, el sol sale sólo para mi: el laboratorio está vacío, falto de vida, falto de presencia de varios de mis compañeros que han ido a engrosar las filas del ZParo.
Desde el lugar donde hemos pasado tan buenos y malos momentos, 
envío un saludo a mis compañeros cesantes (por ahora)

Juanma y Leonardo

13.1.10

Laboratorio... por poko tiempo... espero.







De arriba a abajo:
Calcinación de un crisol en la mufla a 800ºC
La calcinación debe haceerse gradualmente. Primero quemar sin llama.
Valoración de Calcio y Magnesio, por compleximetría (perdón por el palabro) con micropipetas e indicadores de cambio de color muy puñeteros (de marrón a verde y de violeta a azul) años me ha costado apreciar con altísima exactitud estos cambios de color.

12.1.10

Cosas del trabajo


Realizando una valoración potenciométrica de cloruros con Nitrato de plata.

Mufla, 800ºC. La mantengo abierta aunque no la necesite para calcinar Sulfato de bario. 






Lavaojos de emergencia. Afortunadamente nunca he debido de hacer uso 
de este medio de seguridad.

Valoración, cálculos y resultados.

La mufla,de cerca. Una delicia en invierno, un suplicio en verano. 800ºC


Lejía concentrada, de la que se usa en casa. Su nombre químico, hipoclorito sódico  O Cl Na

Una gota de reactivo a punto de caer. Muy importante cuantificar exactamente.

 Vasos de análisis, valoraciones finalizadas. 
La Química es muy importante como para dejársela a los químicos.


50 céntimos  me cuesta. Sí, cincuenta. Y no se come nada mal.
El chef, Pichardo.

9.1.10

Más de trabajo.

El cloro, en su estado elemental.
Difícil de ver por ser un gas. Atención: no estoy refiriéndome a la lejía que se usa en casa. Aquí lo obtengo licuado. Muy agresivo, pero tratándolo con respeto, no hay ningún peligro. Por algo me considero experto en su manejo. No todos lo pueden decir. Aquí, con mi bata blanca. Pero dado que llevo casi cuarenta años, he optado por quitármela y vestir chaquetilla normalde trabajo. Espacio en cabeza. Un método analítico para analizar aguas y sus posibles contaminaciones.
Mucho gráfico, mucho papel para determinar las impurezas de las aguas residuales y que viertan lo más puras posible a los drenajes.
Un matraz erlenmeyer con un agitador magnético para una buena mezcla.

7.1.10

Muestras


Estas son las muestras que cada mañana me esperan para ser analizadas. Es una parte muy importante del desarrollo análitico, la preparación correcta para que el resultado se aproxime a la realidad. Para prorcionar datos con los que otros compañeros puedan fabricar optimamente.

4.1.10

Mi trabajo


















Aquí me teneis en plena faena... que qué es eso tan amarillo?
pues es algo que así tal como lo veis es un elemento químico muy peligroso -ya veis a mi lado la máscara- pero que a lo largo de muchos siglos ha permitido que millones de personas tengan posibilidad de beber agua sin peligro de infecciones por bacterias.
Hoy, gracias al cloro -ahí lo teneis a la izquierda en su estado elemental Cl2- podemos disponer de agua perfectamente potable, que aunque huela un poquito, no es malo sino todo lo contario... beneficioso.
Yo lo analizo y lo trato con mucho mucho respeto y responsabilidad.

3.1.10

Camino del trabajo


Esta es la vista que cada día veo cuando voy camino del trabajo.
Un bello paisaje (lugar exacto de la salida de Colón un 3 de agosto de 1492) que desde hace treintaysiete años me sirve de compañía a un trabajo que se me hace cuesta arriba.
Espero que pronto pueda admirar este paisaje sacando fotos, ya jubilado aunque sea parcialmente

1.1.10

EN EFECTO JoseA. Bejarano 1999-2000

Marta, aficionada a las nuevas tecnologías, lo había organizado a conciencia con el fin de comprobar por si misma el tan traído y llevado asunto del efecto 2.000. A mediodía del 31 de Diciembre de 1.999, desde su apartamento de Madrid, había tecleado la dirección de la página web www.two-thousand/impact.gmt previamente acordada con todos sus contactos - internautas seleccionados cuidadosamente - a través de los husos horarios de la tierra, y aunque no resultó fácil, allí estaban las frases de George que, desde su plantación de caña de azúcar de la isla Viti Levu - en el archipiélago de las Fidji - le estaba enviando, sin problemas, a través del ordenador.
Sin embargo cuando, en el reloj del Personal-computer de Marta, los dígitos 12 :59 :59 se convirtieron en 13 :00 :00, las frases de feliz año nuevo tecleadas por George, desde la pequeña isla del Pacífico - vivía exactamente sobre el meridiano 180ºEste del cambio de fecha - desaparecieron de su pantalla. Marta se sobresaltó levemente.
El contacto siguiente, Claire desde Noumeá - en Nueva Caledonia- había observado, también, la ‘desaparición virtual’ de George y tranquilizó a Marta, en “Base España”, pues sospechaba pudiera tratarse de un problema momentáneo en los ‘servidores punto net/com’ del área del Pacífico Sur. Pero no, al igual que tres mil seiscientos segundos antes, volvió a ocurrir lo mismo : las frases de Claire desaparecieron de la pantalla.
Con John, desde Sydney, el resultado fue similar: en el último segundo del año - en Madrid, las tres de la tarde - su ‘Happy new year’ hizo ‘mutis por el foro electrónico’ del chat organizado por Marta.
Y así, de huso horario en huso horario, de contacto en contacto, un Pc tras otro, ocurrió con las señales que Nacho y Miry enviaban desde las Legaciones de España en Tokio y Pekín, respectivamente - quienes, gentilmente, habían sacrificado sus particulares Nocheviejas - ; con las de Nanny, a las siete, desde Dhaka, en Bangladesh ; a las ocho, con las de Ismet, desde Karachi ; con las de Indy Zhakir , a las nueve, desde los Emiratos Árabes ; a las diez, con las señales de Vasiil ,desde Moscú y, por fin con las emitidas desde el portátil de Esdras, desde un Kibutz en Palmahim, al sur de Tel-Aviv, a las once de la noche ; en cascada, de hora en hora, quedaron interrumpidas, anuladas y desaparecidas de la pantalla de Marta, cuando en sus respectivos países daba comienzo un nuevo milenio digital y la gente, en el delirio supremo , se disponía a tirar, literalmente, las casas por las ventanas.
Cinco minutos antes de la MEDIANOCHE, con tal estruendo pirotécnico sobre los cielos de la urbe que parecían resquebrajarse, comunicó - según lo acordado previamente y temiendo lo peor - con Billy Davidson en las islas Midway, sobre el meridiano 180ºOeste, para que tomara el relevo y entrase en contacto P.M. con Canarias, Azores, Brasil, ambas Costas de Estados Unidos y Alaska, según lo programado, hasta completar los husos horarios y meridianos terrestres.
En la centésima de segundo sobre la frontera entre las 23 :59 :59 del 31.12.99 y las 00 :00 :00 de su Pc ON-LINE, apareció un mensaje : ‘OPERACIÓN INCORRECTA . EL EQUIPO SE DESCONECTARÁ INDEFINIDAMENTE’. Marta, sin inmutarse - pero cansada - deslizó la flecha hacia la única opción que aparecía superpuesta: ‘ACEPTAR’. Sonrió levemente, pulsó el ‘mouse’ y la pantalla quedó en negro. Salió del apartamento, se introdujo en el ascensor, pero decidió no activar ningún botón y bajar por las escaleras los doce pisos del edificio.
En las calles, la gente continuaba descorchando cavas, especialmente embotellados para el Evento Máximo, y a pesar de los fuegos artificiales en la cumbre del paroxismo, Marta observó la luz pobretona, lánguida y vacilante que emitían las farolas urbanas - los neones se habían apagado por completo - pero nada de ello le extrañó en absoluto.

FELIZ...

FELIZ 2010