27.8.16

Haim Bejarano. Gran Rabino de Turquía.


     Haim Bejarano nació en la ciudad búlgara de Stara Zagora en 1850, fruto del matrimonio de Moshe Bejarano y Kalo Baruch. A temprana edad lo enviaron a Palevna (Pleven) con su abuelo, el rabino Isak Baruch quien lo introdujo en el estudio de la Torá hasta que a los doce años retornó junto a sus padres. Asistió a diversas escuelas rabínicas y a los 17 se convirtió en el rabino de Rusjuk Varna, comenzando el estudio del inglés, francés y alemán. Cuando comenzó el conflicto bélico entre Rusia y Turquía, en 1877, de la que su madre fue víctima, regresó a Bucarest comenzando un rico periodo de su vida. Hablaba el árabe y el turco ejerciendo como intérprete en el Ministerio de Exteriores de Rumania, siendo recibido en varias ocasiones por la Reina poeta Carmen Sylva de Rumania con la que mantenía fructíferas conversaciones de Literatura y Filosofía. Fundó Hovevey Zion e intercambio correspondencia con Theodor Herzel, Max Nordow, y Ben-Yehuda, utilizando los acentos sefarditas al hebreo moderno. Fundó una escuela en Andrinópolis, la actual ciudad turca de Edurne.
            Jugó un importante papel en la literatura hebrea y publicó innumerables artículos en los periódicos “Hamagid”, “Hazofe” y “Hahavazelet”. Escribió en la lengua ladina en los periódicos “Tiligrafo” y “El Tiempo” así como se dedicó a escribir un libro en ladino (entre 1903 y 1913) que contenía 3.600 proverbios tradicionales judíos.
              Se casó con Reyna Asa y tuvieron ocho hijos, tres varones y cinco mujeres llamados Marin, Severe, Jacques, Bucka, Rosa, Rahel, Diamanti, y Bellina.
            Al Rabino Bejarano le gustaba ayudar a la gente necesitada, huérfanos y viudas. Consiguió el Grado de Doctor del seminario rabínico de Viena.
           En 1911 se hizo Magnífico Rabino de Andrinópolis, ayudando a la comunidad cuando la guerra balcánica.
             En 1920, tras la muerte del rabino Effendi, se hizo Magnífico Rabino de Turquía.
            Falleció en 1931 siendo enterrado en el Arnavutkoy Jewish Cemetery, de Ulus, en Estambul. Su hija Baratz dijo de él: “fue amigo de sultanes, del último califa y de Ataturk. El mundo lo admiró aclamándolo, y se hizo un lugar entre la gente culta. De enorme memoria, supo combinar la cultura occidental con los tesoros de la cultura del Este. Inclinado al perfeccionismo, pero de una profunda humildad y gran modestia.
              En resumen, según Vidal Saphila, fue Gran Maestro, liberal, poeta y filósofo, objeto de estudio en diversas publicaciones de Israel. 
                                    familyus.com



       
               
Nota de Jose Antonio Bejarano:

 He aquí un gran hombre al que posiblemente no me una ningún lazo de sangre, aunque tampoco lo descarto. Sus antepasados dejaron su querida Sefarad y llevaron consigo la lengua española (que aún perdura en Estambol), la sangre de sus ancestros para no perder las raices, pero sobre todo... la esperanza. Esperanza en regresar a la tierra que también era la suya. A esta terrible e ingrata tierra de España de la que fueron realmente expulsados.
Ojalá nunca se pierda el recuerdo de este gran hombre que supo aliar, en la cultura y en el humanismo, las grandes civilizaciones de la época convulsa que le tocó vivir.
Espero, algún día, acudir al Cementerio  Arnavutkoy, de Estambul y colocar un pequeño guijarro del Valle del Ambroz sobre su tumba, en señal de recuerdo y de respeto de alguien que siempre admiró al mítico rabí Bejarano desde un ya lejano 1965
Ojalá nuestra sangre -la de vuestros descendientes y la mía- fueran la misma.


        חס וחלילה    Dios lo quiera

30.7.16

Fariñas venció!!!

8 julio 2010:
Guillermo FARIÑAS 
ha vencido !!!
Héroe de Cuba!!!
Presos de conciencia, libertad!!!
A sus casas, no al destierro!!!
Tienen todo el derecho de vivir en su país:
 C   U   B   A



30 julio 2016:
A Guillermo Fariñas lo dejaron vivir en su propia tierra, sí. Pero parece que las cosas han mejorado más bien poco...

"Esta huelga de hambre es hasta las últimas consecuencias, incluida la muerte"


28.7.16

En Hangzhou (Zhejiang) China

Bajo la benefactora lluvia en la inmensa China. Los monzones se aproximan pero Buda,  en la pagoda, a la orilla del hermoso lago del Oeste, nos protege. A Carmen y a mí

 "En el cielo está el paraíso; 
en la tierra, Hangzhou"
 Templo del Alma Escondida; el Buda feliz nos sonríe y nos da la bienvenida a  La Colina Voladora
Marco Polo lo dijo: "Es la ciudad más elegante y suntuosa del mundo"
Buda, con la esvástica en el pecho; en el budismo significa eterno y los nazis lo usaron indebidamente, muy indebidamente
Lago del Oeste: un lugar paradisíaco en una de las más bellas ciudades que yo haya conocido 
Isla de la Luna Reflejada en las Tres Pagodas.
Lago del Oeste

Té para preservar la salud. Me gustaría habituarme a esta infusión que beben mil millones de chinos y no dejan de cantar sus beneficios

Hangzhou está situado en el estuario del rio Yangste y me encantó. Una ciudad de millón y medio de habitantes, rodeada y casi tapada por una frondosa y exhuberante vegetación. Por algo es utilizada como ciudad de verano y vacaciones de... BINGO!!!: los jefazos del todopoderoso CC del PCCh

20.7.16

MADRID 36 (5)

Madrid... pero Madrid se resistió

Compañeros

Merece la pena leerlo...
si quieres,
haz clic sobre el texto

17.5.16

Museo provincial de Huelva 18 mayo DÍA MUNDIAL DE LOS MUSEOS

Para mi gusto, la estrellas del museo: ocho ídolos de carácter religioso, encontrados hace poco tiempo en la periferia de Huelva.
Del tercer milenio antes de Cristo. En material calcolítico, representan deidades que eran adoradas por onubenses de hace cinco mil años.
PD: lo siento, pero me saltó el flash, y eso que pongo mucho cuidado en observar las instrucciones en todos los museos que visito
La ría de Huelva y las laderas de los cabezos que circunvalan la ciudad guardan, con total seguridad, vestigios y restos de antiguos pobladores y visitantes.
Aquí, deidades que se asemejan a diosas de las orillas del Nilo
Roma dejó huellas en las urbes y explotaciones de Huelva.
PD: faltan -y las autoridades culturales son conscientes de ello- muestras del legado arqueológico árabe-musulmán.
Niebla y la ciudad de Saltés han de dar buenos resultados
Roma dejó muestra de su presencia en la extracción de minerales que han perdurado hasta la actualidad
La zona pictórica cuenta con una muestra de losdiscípulos de los grandes. Entre estos, contemporáneo, Daniel Vázquez Díaz, y este maravilloso Desnudo en la ventana (1933)

En resumidas cuenta, un instructivo museo con una parte arqueológica digna de visitar para conocer la vida cotidiana de la protohistoria de Huelva.
Recuerda: Museo provincial de Huelva

18 mayo, Día mundial de los museos

9.5.16

Casi, nuestras casas https://www.facebook.com/groups/elpinceldebambu/


Maria Jesus Valle Asensio Para el reto mi casa, mi hogar mi refugio.
Vivo en plasencia ,una pequña ciudad de caceres ,fundada por alfonso VIII ,os muestro creo lo mas representativo de mi ciudad ,la catedral el parque de los pinos ,la isla ,el ayuntamiento con el abuelo mayorga en latorre ,las murallas y algun rincon mas , (bueno son los rincones que mas me e gustan a mi )
   
Jose Manuel Hernandez Mendez Para el reto mi casa mi hogar mi refugio...aunque naci en el Valle del Ambroz llevo muchos años en Madrid concretamente en Velilla de San Antonio,a cinco minutos de mi casa tengo el parque regional del Sureste con una lagunas preciosas a orillas del rio Jarama por las que me gusta perderme todas las tardes...vivo al lado de una gran ciudad pero con la ventaja de vivir en plena naturaleza 





Justi Acera Castellano Para el RETO.......Mi casa mi refugio.Estoy en Barreiros, ya va hacer cuatro años después de vivir 47 años en Madrid, y por causas del destino, dejar atrás toda una vida entera de familia, amigos y costumbres. Tratar de empezar una vida nueva, un giro totalmente distinto, conocer nuevas gente, amigos, en definitiva seguir viviendo.... Donde vivo es un lugar privilegiado, es un Municipio costero, que posee una gran variedad Geografica que va desde el Valle a 
las Montañas, desde la llanada hasta la costa de altos acantilados y extensas playas con banderas azules, (tenemos 6 playas con ese galardón) tenemos cerca las poblaciones de Foz y Ribadeo... Desde la casa que vivo, veo la Ría do Masma, La playa de Altar, Los montes, caballos prados y muchos árboles, tengo muchos lugares que me recuerda Hervás en los montes, chorreras, ríos, ermitas y ver todo verde...La gente es muy acogedora nos han aceptados muy bien, tenemos buenos amigos es como un gran familia y me siento como una más, me considero una Barreirense sin olvidar Hervás.... Jamás hubiese pensado vivir en la Provincia de Lugo, era la única de Galicia que no conocía y ahora es donde vivo y lo compartiré con mi Extremadura.

Tomas Lomo Hernandez Para el reto. Mi hogar, vivo en una urbanización Can - Trias (Viladecavalls) La Tarumba, es el gentilicio (Barcelona).muy cerca de Monserrat, desde mi casa la diviso, así como la montaña de San Lorenzo del Mut , rodeado de mucha vegetación y poligonos industriales, os suena Sony, es una de ellas, mucha tranquilidad, nos conocemos todos.

Pilar Martin Diaz Para el reto mi casa, mi hogar, mi refugio.
Nada más leer de que iba el reto tuve claro lo que me hizo sentir, y por tanto, lo que quería poner aquí, aunque no sea lo que se pide, también os pondré fotos de Madrid si queréis.

Mi familia es mi hogar, mi refugio.

Da lo mismo donde estén, da igual si nos separa algún kilómetro..viven en mi corazón.

Me cuesta mucho encontrar una foto donde estemos todos juntos, a mi hijo no le gusta hacerse fotos 
Emoticono frown
 y mi perrita no suele mirar a la cámara 
Emoticono smile


Os presento a mi familia, mi hogar:

María, 23 años. No vive con nosotros, vive en una localidad cercana, por lo que no la puedo ver a diario. Es fotógrafa, aunque trabaja en lo que le va saliendo. Espero que se pueda dedicar dignamente a lo que tanto le apasiona.

Daniel, 18 años. Vive con nosotros, espero que madure un poco y sea un hombre de provecho, como se dice..

Blanca, a punto de cumplir 6 añitos. Acabando ya 3º de infantil, si sigue como es ahora creo que conseguirá lo que quiera en la vida.

Francisco, 33 años. Mi gran amor. La persona que me ha demostrado lo que es el AMOR con mayúsculas.
A pesar de su juventud, se hizo cargo de mis dos hijos mayores, ya adolescentes, los quiere con locura y los considera sus hijos. Blanca es su niña pequeña y yo su niña mayor aunque cuento ya con 48 añitos.
Nuestra historia, un tanto peculiar, tal vez algún día quede reflejada en letras.
Incluyo a Duna, de 12 añitos, que forma parte de nuestra familia desde que solo tenía 15 días y tuvimos que criarla con biberón. Es otro miembro más de mi familia 
Emoticono wink
Todos ellos me hacen muy feliz.

Felipe Martin Desde la terraza de mi casa en Durango-Vizcaya: 1°- Hoy zona deportiva, campo de rugby-futbol (también helipuerto de emergencias), piscinas climatizadas, polideportivo, pistas de atletismo ...ecta. Cuando vine a vivir era huerta de nabos, maiz campas donde pastaban ovejas y vaca, por la noche dormíamos con el sonido de los cencerros; al fondo izda.Iurreta pueblo del que nos separa el río Ibaizabal qué discurre entre olmo en el centro de la imagen y muere en la ría de Bilbao; a la dcha. ( el N.) el monte Oiz, uno de los cinco montes "bocineros" de Vizcaya desde los que por medio del sonar del cuerno y el fuego qué se encendía en las cumbres, se combocaba a las Juntas Generales de Vizcaya que se reunían bajo el roble de Guernika desde la Edad Media. En este monte el 19-2-85 se estrelló el Boing de Iberia Madrid-Bilbao muriendo todos sus 148 ocupantes, la mayor catástrofe de Euskadi después de la guerra civil.
2°-Foto sacada desde la misma terraza, hacia la izda. ( el O. ) peña Mugarra, detrás se oculta el Sol, y Untzillaitz, en el angulo entre ambos se encuentra Mañaria, pueblo en el comienzo del Puerto y Parque Natural de Urkiola, a través del cual se accede a Álava y por ende a Castilla y La Rioja también a Navarra; precioso paraje (el más bello, para mi, de Vizcaya) con frondosos bosques de hayas, pinos, abedules... también se ven acebos arboles protegidos en peligro de desaparecer. Más a la izda. El Anboto (no se ve en la foto) pico más alto de Vizcaya (1300-1400 m.?) lugar sagrado y morada de Marisorguiña, deidad-bruja, protectora y benefactora del lugar y habitantes.

.......En fín esta es mi residencia desde hace 45 años, y aunque extremeño de nacimiento (de Hervás, que no reniego de ello) soy vizcaino porque he trabajado, peleado, pasado momentos felices y amargos, aquí han nacido mis hijos y ahora mi nieto, en definitiva he vivido la mayor parte de mi vida.... morir?.....no tengo ninguna prisa, si me dieran a elegir el lugar preferiría aquí.

Jose Antonio Bejarano, pediste el relato de nuestra morada, aqui tienes el mio. Gracias por vuestra lectura y paciencia.

Jose Antonio Bejarano Vivo en Huelva, en el mismo centro geográfico de la ciudad que elegí -sin saber muy bien porqué- para residir. Aquí me radiqué, encontré trabajo y formé una familia. Resido en un piso muy acogedor que solo ha sido habitado por mi y mi familia. Es mi refugio, en todos los aspectos, y me encanta aunque solo vea los bloques de enfrente -la playa, los paisajes de marisma caen detrás-. Pero a ser posible nunca me apartaré de sus habitaciones que solo conocen mi presencia y de los 


míos. Ya sé, tres dormitorios, dos WC, salón y cocina con terraza-lavadero. Muy de los años setenta pero mi piso es más, mucho más que mi vivienda, que hubo un momento en que se me quedaba chico y ahora me pierdo, nos perdemos Carmen y yo en sus habitaciones vacías... Y esto es el resultado del "reto" que yo mismo lancé. Siento no haber sido más poético a la hora de explicar cómo es mi entorno. Y por supuesto, mi frase hecha favorita: mi casa, para quien quiera... DE PAR EN PAR.



Rosa Sánchez Para el reto de mi casa, mi hogar.....
“El autobús sale de su desamparada marquesina puntual, como siempre. El sol despunta ya tras la sierra y ella sube gozosa los cuatro peldaños del autobús. Antes ha dejado su pequeña maleta en el portaequipajes y una vez arriba, elige asiento, no muy atrás ni tampoco demasiado delante. Le esperan cuatro horas de viaje, hará las paradas reglamentarias tal vez con un poco de suerte no tendrá que hacer muchas más.
Cuatro horas le separan de su chico. A quien conoció en Madrid y del que se enamoró nada más verlo. Un flechazo.
Lleva haciendo este trayecto desde hace nueve años. Esta vez no volverá pasados dos días, porque cuando lo haga será para casarse en su pueblo donde ha pasado unos cuantos años. Su infancia y la mitad de su vida. Es consciente de cuanto cambiará su forma de vivir.
Veinticinco años hace ya de ese día. Vive en Madrid, feliz. Disfruta de su ciudad adoptiva que le ofrece un abanico extenso de posibilidades. De donde son sus hijos y su marido y donde está parte de su familia.
Y después de veinticinco años ella sigue viajando con la sonrisa dibujada en los labios y esa mirada triste y profunda que le hace dibujar el corazón, con rumbo a Madrid y pensando en lo que deja en Hervás”
-----------------------------------------------------
He intentado escribir este nuevo reto en forma de relato, pero me bloqueo…es mucho más que escribir una historia…. Sin embargo no quiero que Jose Antonio Bejarano, ni vosotros penséis que no he querido participar en él. (es broma ) Emoticono smile
Vivo en Madrid desde hace veinticinco años, ciudad que conozco desde pequeña a la que también viajaba para visitar a mis abuelos y tíos. Es una ciudad en la que me gusta muchísimo vivir. En ella he formado una familia. Y me encanta patearme las calles.
Cada vez que vuelvo a Hervás algo mío se queda y otra buena parte se viene conmigo. Mi familia vive en mi pueblo y el corazón no entiende de distancias. Disfruto del saludo de mis paisanos. He aprendido a respirar profundo para sentir los olores. A mirar para ver y llevarme cada detalle, y a escuchar para oír los sonidos del campo.
Así que la marquesina del autobús sigue estando en el mismo sitio, fría y solitaria. Y yo sigo viajando y espero hacerlo por mucho tiempo.
Para cuando emprenda el último viaje quiero que mi destino sea mi pueblo.
Dicen que las ciudades se hacen de los momentos vividos en ellas. No importa cuánto tiempo, si no la intensidad de esos momentos.


Jose Luis Martil MI MUNICIPIO
Al comienzo de los años 70, una vez terminado los estudios y concluido el compromiso con la Patria (léase Servicio Militar) ya se había hecho uno mayor y había que tomar una decisión, bien quedarse en Hervás o bien buscar acomodo profesional en otro lugar, como quiera que en aquella época Hervás ofrecía pocas posibilidades, no hubo más remedio que dejar atrás a padres, hermanos, novia y un bonito pueblo que después de tantos años sigue uno llevando muy dentro de sí. Esta dolorosa decisión encaminó mis pasos hacia Madrid, donde las oportunidades laborales siempre han sido más amplias que en otros lugares. Después de algunos meses viviendo de pensión en pensión y tras juntar los primeros ahorros viene la otra gran decisión: comprar un piso donde vivir definitivamente y donde poder fundar una familia. Mi opción fue Leganés.
Leganés es un Municipio de unos 190.000 habitantes, situado al Sudoeste de la Capital, a tan solo 11 Km. De la Puerta del Sol. Se fundó en 1.280 con el nombre de “Legamar”, nombre que recibió por la abundancia de “légamo” o lodo pegajoso que existía en su primitiva ubicación, lo que hacía que proliferaran infecciones y enfermedades que diezmaban continuamente a la población, motivo por el cual los vecinos decidieron quemarlo y trasladar su mísera existencia a terrenos más secos y sanos, dando lugar a su actual emplazamiento.
En las calles de Leganés trascurrió parte de la Infancia de Don Juan de Austria, bajo los cuidados de Ana de Medina, esposa de uno de los músicos de la corte, aquí era conocido con el nombre de Jeromin, nombre que ostenta la calle donde jugó y vivió.
Leganés tiene varios edificios singulares entre ellos el antiguo Hospital Psiquiátrico de Santa Isabel abierto en 1851 uno de los primeros manicomios de España, ocupando la antigua casa ducal de los Medinaceli. Igualmente emblemático es el cuartel de las Reales Guardias Walonas, diseñado por Francisco Sabatini por encargo de Carlos III, durante años sede del Regimiento de Infantería Mecanizada de Saboya nº 6. Tras su abandono por las FF. AA. y una importante remodelación, actualmente forma parte le Campus de la Universidad Carlos III. Destaca también por su importancia la Iglesia del Savador del siglo XV con su espectacular retablo barroco obra de Jose de Churriguera y su Órgano del Siglo XVII con sus 999 tubos, el más pequeño de 2 cm. Y el mas grande de 4 m.. Otras construcciones más modernas, las estatuas de sus glorietas y el museo de escultura al aire libre hacen de Leganés una ciudad muy distinta a aquel pequeño núcleo rural que nos aportó el gentilicio de Pepineros o de aquella destartalada ciudad dormitorio de los años 60-70, una ciudad viva en constante evolución y crecimiento.
MI CALLE
Vivo en una de las principales arterias de la ciudad, la Avenida del Rey Juan Carlos I, en un bonito bulevar flanqueado por las glorietas de Atenas y de los Derechos Humanos, avenida muy transitada por la existencia de multitud de oficinas, cafeterías, terrazas, academias etc. y que da acceso a uno de los grandes Centros Comerciales de Madrid: “Parquesur”.
MI PISO
125 m/2, que ya me sobran la mitad, 4dormitorios, dos baños, cocina tendedero y salón con una magnifica terraza con vistas al Bulevar que me sirve de expansión en el buen tiempo. Os muestro algunas fotografías de mi casa, con mis dos rincones particulares, un guiño a la cocina, aunque mi mujer opina que no soy merecedor de la chaquetilla de Chef, y algunas vistas del entorno. Espero que os guste y por supuesto aquí os espero con mis puertas abiertas.

Maria Del Carmen Ruiz Romero Por un problema de salud , con 25 años vine a Aviles (Asturias ) donde vivian mis padres desde hacia un año . Aqui me case con un extremeño , de Hervás en 1967 . Desde entonces residimos en Piedras-Blancas . Este es mi pueblo . Soy feliz , tengo muchas amistades y estoy integrada totalmente . Disfruto de un entorno precioso . Es el mismo piso desde principio . Piedras -Blancas es la capital del Concejo de Castrillon . Goza de unas preciosas playas desde Bayas hasta San Juan . Os mando unas fotos del entorno mas cercano . Piedras
                  Avilés (Asturias)     

Belen Antolin Acera   Playa de Remior o Acantilado...en Barreiros... A cinco minutos andando de casa! Día precioso hoy en Galicia!


Encarna Calzado Mi casa, mi hogar, mi refugio...
Por dónde comenzar? Lógicamente por el principio:
Nací en Gijón...
Mis padres como mucha gente, salieron de su pueblo buscando trabajo y una vida mejor. Yo soy la única de la familia que nació fuera de Hervás, sin embargo, nuestro pueblo siempre estuvo presente en nuestros corazones.
Cuando contaba con 8 años, a mi padre le surgió la posibilidad de coger un traslado a Extremadura, no a nuestro pueblo, pero sí muy cerca, tan cerca que íbamos todos los fines de semana y vacaciones, no llegué a vivir en Hervás, pero casi, casi. Así transcurrieron los 14 años que viví en Plasencia...
Hasta que me casé y me vine a vivir a Collado Villalba, un pueblo de la sierra Madrileña, las vistas son espectaculares y se vive bien, aquí tengo ahora mi hogar, con mi familia, la que formé junto a mi marido y mis dos hijos, que son mi vida.
Siempre he dicho que soy un poquito de cada sitio donde he vivido, pues en cada lugar he vivido experiencias y conocido personas que siempre llevaré en mi corazón y en cada uno de ellos, dejé un trocito de mí misma.
Sin embargo, ahora desde que estoy lejos de Hervás, cada vez ansío más regresar allí, pasear por sus calles y caminos por el monte, ver y disfrutar de esos paisajes maravillosos.
Cuando me alejé de allí, noté como en mi corazón empezó a crecer una semilla, que, sin darme cuenta, se había sembrado en mi interior. Comencé a sentir unas raíces que me unían cada vez más fuerte a mi pueblo, tanto, que se ha convertido en mi refugio, allí me nutro, y disfruto cada momento de mi tierra y de mi familia. Es mi lugar al que regresar…
Ahora mi corazón está dividido entre mi hogar y mi refugio, tengo un recuerdo muy especial para mis otras casas.
Tengo sitio para todos, pues, todos tuvieron un sitio para mi…

23.3.16

El dorado secreto

            
           

            Desde hace unos días apenas doy crédito a lo que ha sucedido. Resulta que Johnny, el chaval con el que frecuentemente mantengo contacto cibernético, es de una ciudad uruguaya para mí completamente desconocida, y sin embargo, curiosamente, absolutamente familiar: Hace la tira de años tenemos, en la pared del salón de casa, una fotografía, un retrato, donde está mi bisabuelo en compañía de otra persona posando a los pies de una majestuosa estatua de lo que parece el monumento principal de la población.  El cuadro, permanentemente presidiendo la estancia familiar, ha sido una de mis compañías durante toda mi vida. Hasta ahora.
La foto del “secreto” ya color sepia, en la que se notan los reflejos de la luz de magnesio de la lámpara, enmarcada en un cuadro pintado de purpurina, detrás de un cristal desvaído y mate por efecto el tiempo, tiene en letra muy pequeñita, en su parte inferior, la siguiente inscripción:
“El Recreo. Minasconcepción. República Oriental. 12 octubre 1902, Día de la Raza”.
—Tu bisabuelo, hijo mío, tenía metido en la sangre el veneno de irse a hacer las Américas, y vaya que hizo lo que más anhelaba: se marchó.
Años atrás mi abuela, mientras yo miraba ensimismado la foto, dejaba su labor y me contaba una historia, la historia de siempre, como una cantinela narrándome —día sí día no— que su padre embarcó,  recién comenzado el siglo XX, aún soltero, en un vapor de cabotaje que zarpó desde el puerto de Cádiz; que desembarcó en el puerto de Laguaira; que descendió por el Orinoco y sus afluentes hasta las selvas bolivarianas donde convivió con las tribus caribes y panares, todo porque aquí en Riotinto, el oro, ya escaso, se extraía a golpe de barrenos y excavaciones en las entrañas de la tierra, lixiviándolas y extrayendo el jugo aurífero con sales de Ácido Prúsico que envenenaban las aguas y empobrecían la ya exangüe tierra; que alguien le había hablado de lo fácil que era lograrlo, casi sacarlo a puñados, simplemente bateando las arenas en las escorrentías caudalosas de América. Pero se encontró, de repente, soportando mil calamidades: que en la cuenca de los afluentes del Amazonas cayó gravemente enfermo debido a las picaduras de los insectos y de niguas; que quiso y no lo dejaron trabajar de “garimpeiro”; que, comido por las fiebres, y gracias a la ayuda de algunos aborígenes, logró viajar  hacia el Sur a través de ignotas selvas del Brasil; que trabajó en Santa Cruz de la Sierra, de Bolivia, en todos los oficios habidos y por haber. Y que, menos oro —aseveraba mi abuela haciendo un inciso en la sucesión de calamidades que, según ella, le había acontecido a su padre, mi bisabuelo—, encontró de todo... lo peor.

—Durante unos meses procuró la manera de dirigirse hacia Buenos Aires, donde imaginaba poder encontrar ayuda y medios para retornar a España. Consiguió, a lomos de una mula, tras mil penalidades, cruzar un paso fronterizo a través de los Andes hasta que consiguió llegar a territorio argentino. Por lo visto, y según comentó a su regreso a la patria —mi abuela continuaba desgranando la historia que yo escuchaba en silencio mientras miraba de soslayo la vieja foto “del secreto”—, llegó a Buenos Aires donde trabajó en las estibas del puerto de La Plata. Y allá, en ciertos tugurios de los muelles, escuchando conversaciones acá y allá, logró deducir que existía un lugar, al otro lado del Mar del Plata, lo más parecido al mítico Eldorado.
            <
            <
            <
coche simón, tomaron la ruta que los alejó de la costa y se internaron en aquel pequeño y casi desconocido país. Contó al retorno cómo la región le recordaba a la provincia de Huelva, a su serranía, a su campiña, jalonada aquélla de suaves colinas, aunque escasos bosques, extensos campos de trigo y girasol mecidos al viento suave de la primavera austral, y grandes estancias de ganaderías de ganado vacuno a lo largo de la ruta.
            <
            <
            <
            <
           
           
            Hasta aquí, los recuerdos que mi abuela me legó. Recientemente, pude comprobar que, en efecto, el  12 de octubre de 1902, fecha de la fotografía, fue erigida e inaugurada una estatua ecuestre, de tres mil kilos de peso, del General Lavalleja, en la Plaza de La Libertad (otrora del Recreo) de Minas (no Minasconcepción como la denominaba mi abuela). Y como ella siempre se había referido a aquella fotografía como la del “secreto”, dada además la curiosa circunstancia de haber tomado contacto con un natural de dicha ciudad, como he especificado al comienzo de esta narración, decidí que había llegado el momento de desentrañar y acabar con aquella aureola misteriosa que para mí había tenido hasta ahora.
             Así que me acerqué a la pared del salón y la descolgué de donde siempre había estado, sin ser desenclavada, salvándose de limpiezas generales, encalados, cambios de muebles, y lo que es más importante, del paso de mis familiares —mi bisabuelo Cosme, protagonista de esta historia y su esposa; mis abuelos: ella, la narradora; y mis padres. Todos ya fallecidos—. Nada ni nadie había sido suficiente excusa para desenclavar aquella foto. Así que, hace pocos días, me sentí como si estuviera violando un secreto, como si mismamente estuviese a punto de descubrir, como Lady Fletcher, la  tumba  de Nefertiti.
            El caso es que descolgué el cuadro que pesaba bastante. En el reverso, sellado con una pasta dura como el pedernal, que desprendí a trozos, despegué una lámina de mica, imagino que procedente de algún yacimiento uruguayo, y al extraerla pude acceder a la estampa. Al fin, después de cincuenta años mirándola, pude tocarla con mis manos. Mi corazón comenzó a latir con fuerza, afluyendo a mi mente todas las historias que mi abuela había estado contándome sobre la foto del secreto, un secreto del que yo no estaba seguro que ella fuese consciente o tal vez que le diese el calificativo que le había transmitido su padre, aquel joven acompañado del italiano, que aparecía en la imagen a los pies del prócer uruguayo.
            El reverso de la fotografía, estaba inmaculadamente blanco, como de haber estado protegida durante cien años. Pero lo que ya desbocó mi corazón, comenzando a latir aceleradamente, fue comprobar que estaba manuscrita con pluma dieciochesca, con una letra bella, picuda, apretada, y renglones minuciosamente trazados. Decía así:


En la ciudad de Minasconcepción, en el departamento Lavalleja de la Republica Oriental del Uruguay, a aquellos que quieran y deseen leer lo siguiente: Yo, Cosme Santiago y García, natural del reino de España, Huelva, tengo que decir y digo que
 ”Los presentes en este retrato, Elías Vecchi y un servidor,  fuimos comisionados y contratados para la realización y vaciado de una estatua ecuestre mandados por el Intendente de la citada Minas, por encargo de la susodicha autoridad. Dicha realización, mezcla y vaciado de la estatua fue efectuada siguiendo las indicaciones del escultor maestro de la dicha obra el 23 de agosto de 1902. Encontrándome en dicho cometido en compañía de mi ayudante Elías, fuimos aleccionados, advertidos y obligados a jurar en el nombre de Dios de que lo que íbamos a presenciar y a ejecutar, por ser nuestros servicios de manera y forma indispensables e indiscutibles, sería un secreto que deberíamos guardar el resto de nuestras vidas: en el instante cumbre del rellenado con la mezcla en los moldes fabricados exprofeso, en un momento determinado, en la colada que en aquellos momentos estaba a mil sesenta y cuatro grados centígrados de temperatura, nos fueron entregados,  por dos personas de rostros cubiertos apara evitar su identificación, veinte lingotes de metal oro, que fueron agregados a la colada del bronce, aleándolo con las proporciones de cobre que en el anexo señalo.
Efectuada la maniobra, fue finalizada la labor rellenando los moldes para la realización de dicha estatua. La aleación fue principalmente vaciada en la cabeza del caballo de dicha estatua, a continuación rellenando con una capa especial de bronce para evitar su detección.
Una vez realizada la estatua y colocada en el lugar indicado para ello, Plaza del Recreo de Minas, e inaugurada, en un día de fuertes vientos, con gran boato por las autoridades del departamento y de la República y grandes festejos del buen pueblo de Minas, mi ayudante Elías y un servidor fuimos aleccionados, digo coaccionados y constreñidos, para guardar eterno secreto. Enterado, de forma que no viene al caso por ahora, de que el oro procedía del Alto Virrey para ser embarcado en 1718 en el galeón Buenaventura con destino a Sevilla, una mañana, digo, del mes de diciembre de 1902, en las habitaciones de su residencia apareció fallecido mi ayudante. Comoquiera que éste había gozado de buena salud, el forense, dadas las circunstancias de que no apreciase signos violentos en el cadáver, ordenó su sepultura. Ítem más, como mi ayudante me había mostrado la imposibilidad de vivir con la carga que suponía para su conciencia el saber que el oro pertenecía al erario público de la Republica, que tiene la facultad de proporcionar trabajo, bienestar y riqueza, tenía la intención de huir del país y comunicarlo a las autoridades de más allá del estuario del río de La Plata.
En aquellos momentos, dado que yo me hallase sumido en una mar de confusión, y la muerte de mi ayudante y amigo me atosigase con aciagos presentimientos, opté aquel mismo día, por abordar sin dilación, un barco en el que tras una larga travesía con escala en Maracaibo, arribé al  puerto de Vigo.
A continuación, y después de haber desvelado el enigma que juré no revelar, aquí lo describo, así como el lugar y forma de descubrir el fraude metalúrgico, denunciarlo y restituirlo, porque no deseo bajo ningún concepto llevarme a la tumba un secreto que he sido forzado a guardar, bajo amenaza cierta de muerte. Dios me guarde y me perdone: que algún día este secreto, oculto tras la imagen de mi querido amigo y la  mía, pueda ser desvelado y revelado”.
Minas de Riotinto (Huelva),  23 febrero 1907

            Cuando atónito, leí aquella página, datada en las dos Minas, hurgué más, y cuidadosamente dobladas, envueltas en una especie de papiro acartonado, vi, para mi sorpresa, un legajo amarillento escrito en castellano anticuado, donde resaltaba un gran sello con una corona real donde pude leer claramente “El Rey de España y de los territorios de Ultramar Nuestro Señor Felipe V” registrado, como efectivamente relataba mi bisabuelo, en 1718. Era, claramente una orden de embarque de oro: misma numeración, marchamos, contrastes, leyes, contraseñas y procedencia, grabados en los lingotes. Otra hoja, con datos técnicos, como propiedades del bronce y medidas de la estatua y del pedestal. Me di cuenta de que había descubierto tal vez uno de los mayores secretos —dado que jamás había oído hablar de ello— de Uruguay, y sin duda del departamento de Lavalleja, o tal vez, porqué no, ante una trama o conjura para evitar el embarque de aquel tesoro con destino conocido. Y ahora caigo en la cuenta de que cuando falleció mi bisabuelo, en 1945, su muerte se recordaría durante algunos años. Incluso cuando yo era pequeño, escuchaba en susurros, la muerte tan extraña, ocurrida de improviso a los pocos días de recibir desde Buenos Aires, un paquete sin remitente, conteniendo hojas de mate, aunque en aquellos momentos nadie lo relacionó con su muerte, sólo mi abuela, quien me contó que no se le iba de la cabeza que la infusión, a la que se había aficionado en América, y que tomó antes de irse a la cama, lo llevó para el otro mundo. Pero ella nunca lo debió relacionar con el “secreto”, que tanto mencionaba y del que nunca debió conocer nada. La pregunta clave, ya sin respuesta es: ¿era realmente mate lo que tomó el abuelo Cosme?
            Y para finalizar, me quedan otras dudas: ¿Por qué, ciento ochenta y cuatro años después alguien decidió fundir y mezclar secretamente el oro con el bronce para la estatua, en lugar de ponerlo en circulación o que revirtiese a poder del pueblo de la República? ¿Sería obra, quizá, de algún grupo secreto, reducto de la antigua monarquía española, nostálgico de un pasado colonial? ¿Quién impidió la estiba en el galeón? ¿Por qué —que yo sepa—  no hay reseñas históricas ni en Uruguay ni en el Archivo de Indias de la metrópoli?  Si ahora soy depositario del secreto de la estatua de Minas. ¿Qué puedo hacer? ¿Desvelarlo? ¿Hacer partícipe de ello a mi cyberamigo Johnny? ¿Me tomará por loco? ¿Me hará caso y lo comunicaría? ¿Le harían caso o lo tomarían por loco a él? Más: si se trata de una conjura de siglos pasados, debería hacerlo saber a las autoridades. Pero ¿a cuáles?  Y por fin ¿qué derecho tengo yo de irrumpir, con una historia digna de Indiana Jones, en la plácida vida provinciana de Minas, repleta sus calles de viandantes y turistas, gentes paseando por  sus largas avenidas rectilíneas, o trabajando y mercadeando en el centro en torno al egregio jinete y su caballo? ¿No sería tal vez mejor dejar las cosas como están y respetar la placidez de la pequeña y bella ciudad, de vecinos a simple vista felices, y que continúen paseando en las soleadas tardes de primavera sus jubilados, estudiantes, amas de casa, niños correteando, parejas amándose mientras suenan las notas de un bandoneón, en torno al monumento que tanto trabajo les costó erigir ciento un años atrás?
            Pues lo dicho. No lo pensaré más: folios amarillentos, placa de mica, fotografía, marco y aún vidrio, todo, todo irá a parar al fuego. Creo. Desde hoy, el salón quedará sin cuadro.
                                                          
                                                           FIN
           
P.S. Por mí, que el oro distraído continúe en el lugar más seguro del mundo: en el monumento al general Lavalleja. Si algún día, tal vez no tan lejano, alguna cámara de fotos digital, disparada por algún turista curioso, detecta un extraño halo amarillento, dorado, luminoso de soles, surgiendo de la cabeza del caballo, que investigue. Yo, no: para siempre, silencio.
                                                                                             
                                                                                 

Documentación:
www.lavalleminas.org

Agradecimiento y dedicatoria a:

Sra. Graciela M., que me provocó y animó a escribir una “historieta” sobre Minas. Cumplido. Para su exclusiva lectura.