9.2.18

El dorado secreto

            
           

            Desde hace unos días apenas doy crédito a lo que ha sucedido. Resulta que Johnny, el chaval con el que frecuentemente mantengo contacto cibernético, es de una ciudad uruguaya para mí completamente desconocida, y sin embargo, curiosamente, absolutamente familiar: Hace la tira de años tenemos, en la pared del salón de casa, una fotografía, un retrato, donde está mi bisabuelo en compañía de otra persona posando a los pies de una majestuosa estatua de lo que parece el monumento principal de la población.  El cuadro, permanentemente presidiendo la estancia familiar, ha sido una de mis compañías durante toda mi vida. Hasta ahora.
La foto del “secreto” ya color sepia, en la que se notan los reflejos de la luz de magnesio de la lámpara, enmarcada en un cuadro pintado de purpurina, detrás de un cristal desvaído y mate por efecto el tiempo, tiene en letra muy pequeñita, en su parte inferior, la siguiente inscripción:
“El Recreo. Minasconcepción. República Oriental. 12 octubre 1902, Día de la Raza”.
—Tu bisabuelo, hijo mío, tenía metido en la sangre el veneno de irse a hacer las Américas, y vaya que hizo lo que más anhelaba: se marchó.
Años atrás mi abuela, mientras yo miraba ensimismado la foto, dejaba su labor y me contaba una historia, la historia de siempre, como una cantinela narrándome —día sí día no— que su padre embarcó,  recién comenzado el siglo XX, aún soltero, en un vapor de cabotaje que zarpó desde el puerto de Cádiz; que desembarcó en el puerto de Laguaira; que descendió por el Orinoco y sus afluentes hasta las selvas bolivarianas donde convivió con las tribus caribes y panares, todo porque aquí en Riotinto, el oro, ya escaso, se extraía a golpe de barrenos y excavaciones en las entrañas de la tierra, lixiviándolas y extrayendo el jugo aurífero con sales de Ácido Prúsico que envenenaban las aguas y empobrecían la ya exangüe tierra; que alguien le había hablado de lo fácil que era lograrlo, casi sacarlo a puñados, simplemente bateando las arenas en las escorrentías caudalosas de América. Pero se encontró, de repente, soportando mil calamidades: que en la cuenca de los afluentes del Amazonas cayó gravemente enfermo debido a las picaduras de los insectos y de niguas; que quiso y no lo dejaron trabajar de “garimpeiro”; que, comido por las fiebres, y gracias a la ayuda de algunos aborígenes, logró viajar  hacia el Sur a través de ignotas selvas del Brasil; que trabajó en Santa Cruz de la Sierra, de Bolivia, en todos los oficios habidos y por haber. Y que, menos oro —aseveraba mi abuela haciendo un inciso en la sucesión de calamidades que, según ella, le había acontecido a su padre, mi bisabuelo—, encontró de todo... lo peor.

—Durante unos meses procuró la manera de dirigirse hacia Buenos Aires, donde imaginaba poder encontrar ayuda y medios para retornar a España. Consiguió, a lomos de una mula, tras mil penalidades, cruzar un paso fronterizo a través de los Andes hasta que consiguió llegar a territorio argentino. Por lo visto, y según comentó a su regreso a la patria —mi abuela continuaba desgranando la historia que yo escuchaba en silencio mientras miraba de soslayo la vieja foto “del secreto”—, llegó a Buenos Aires donde trabajó en las estibas del puerto de La Plata. Y allá, en ciertos tugurios de los muelles, escuchando conversaciones acá y allá, logró deducir que existía un lugar, al otro lado del Mar del Plata, lo más parecido al mítico Eldorado.
            <
            <
            <
coche simón, tomaron la ruta que los alejó de la costa y se internaron en aquel pequeño y casi desconocido país. Contó al retorno cómo la región le recordaba a la provincia de Huelva, a su serranía, a su campiña, jalonada aquélla de suaves colinas, aunque escasos bosques, extensos campos de trigo y girasol mecidos al viento suave de la primavera austral, y grandes estancias de ganaderías de ganado vacuno a lo largo de la ruta.
            <
            <
            <
            <
           
           
            Hasta aquí, los recuerdos que mi abuela me legó. Recientemente, pude comprobar que, en efecto, el  12 de octubre de 1902, fecha de la fotografía, fue erigida e inaugurada una estatua ecuestre, de tres mil kilos de peso, del General Lavalleja, en la Plaza de La Libertad (otrora del Recreo) de Minas (no Minasconcepción como la denominaba mi abuela). Y como ella siempre se había referido a aquella fotografía como la del “secreto”, dada además la curiosa circunstancia de haber tomado contacto con un natural de dicha ciudad, como he especificado al comienzo de esta narración, decidí que había llegado el momento de desentrañar y acabar con aquella aureola misteriosa que para mí había tenido hasta ahora.
             Así que me acerqué a la pared del salón y la descolgué de donde siempre había estado, sin ser desenclavada, salvándose de limpiezas generales, encalados, cambios de muebles, y lo que es más importante, del paso de mis familiares —mi bisabuelo Cosme, protagonista de esta historia y su esposa; mis abuelos: ella, la narradora; y mis padres. Todos ya fallecidos—. Nada ni nadie había sido suficiente excusa para desenclavar aquella foto. Así que, hace pocos días, me sentí como si estuviera violando un secreto, como si mismamente estuviese a punto de descubrir, como Lady Fletcher, la  tumba  de Nefertiti.
            El caso es que descolgué el cuadro que pesaba bastante. En el reverso, sellado con una pasta dura como el pedernal, que desprendí a trozos, despegué una lámina de mica, imagino que procedente de algún yacimiento uruguayo, y al extraerla pude acceder a la estampa. Al fin, después de cincuenta años mirándola, pude tocarla con mis manos. Mi corazón comenzó a latir con fuerza, afluyendo a mi mente todas las historias que mi abuela había estado contándome sobre la foto del secreto, un secreto del que yo no estaba seguro que ella fuese consciente o tal vez que le diese el calificativo que le había transmitido su padre, aquel joven acompañado del italiano, que aparecía en la imagen a los pies del prócer uruguayo.
            El reverso de la fotografía, estaba inmaculadamente blanco, como de haber estado protegida durante cien años. Pero lo que ya desbocó mi corazón, comenzando a latir aceleradamente, fue comprobar que estaba manuscrita con pluma dieciochesca, con una letra bella, picuda, apretada, y renglones minuciosamente trazados. Decía así:


En la ciudad de Minasconcepción, en el departamento Lavalleja de la Republica Oriental del Uruguay, a aquellos que quieran y deseen leer lo siguiente: Yo, Cosme Santiago y García, natural del reino de España, Huelva, tengo que decir y digo que
 ”Los presentes en este retrato, Elías Vecchi y un servidor,  fuimos comisionados y contratados para la realización y vaciado de una estatua ecuestre mandados por el Intendente de la citada Minas, por encargo de la susodicha autoridad. Dicha realización, mezcla y vaciado de la estatua fue efectuada siguiendo las indicaciones del escultor maestro de la dicha obra el 23 de agosto de 1902. Encontrándome en dicho cometido en compañía de mi ayudante Elías, fuimos aleccionados, advertidos y obligados a jurar en el nombre de Dios de que lo que íbamos a presenciar y a ejecutar, por ser nuestros servicios de manera y forma indispensables e indiscutibles, sería un secreto que deberíamos guardar el resto de nuestras vidas: en el instante cumbre del rellenado con la mezcla en los moldes fabricados exprofeso, en un momento determinado, en la colada que en aquellos momentos estaba a mil sesenta y cuatro grados centígrados de temperatura, nos fueron entregados,  por dos personas de rostros cubiertos apara evitar su identificación, veinte lingotes de metal oro, que fueron agregados a la colada del bronce, aleándolo con las proporciones de cobre que en el anexo señalo.
Efectuada la maniobra, fue finalizada la labor rellenando los moldes para la realización de dicha estatua. La aleación fue principalmente vaciada en la cabeza del caballo de dicha estatua, a continuación rellenando con una capa especial de bronce para evitar su detección.
Una vez realizada la estatua y colocada en el lugar indicado para ello, Plaza del Recreo de Minas, e inaugurada, en un día de fuertes vientos, con gran boato por las autoridades del departamento y de la República y grandes festejos del buen pueblo de Minas, mi ayudante Elías y un servidor fuimos aleccionados, digo coaccionados y constreñidos, para guardar eterno secreto. Enterado, de forma que no viene al caso por ahora, de que el oro procedía del Alto Virrey para ser embarcado en 1718 en el galeón Buenaventura con destino a Sevilla, una mañana, digo, del mes de diciembre de 1902, en las habitaciones de su residencia apareció fallecido mi ayudante. Comoquiera que éste había gozado de buena salud, el forense, dadas las circunstancias de que no apreciase signos violentos en el cadáver, ordenó su sepultura. Ítem más, como mi ayudante me había mostrado la imposibilidad de vivir con la carga que suponía para su conciencia el saber que el oro pertenecía al erario público de la Republica, que tiene la facultad de proporcionar trabajo, bienestar y riqueza, tenía la intención de huir del país y comunicarlo a las autoridades de más allá del estuario del río de La Plata.
En aquellos momentos, dado que yo me hallase sumido en una mar de confusión, y la muerte de mi ayudante y amigo me atosigase con aciagos presentimientos, opté aquel mismo día, por abordar sin dilación, un barco en el que tras una larga travesía con escala en Maracaibo, arribé al  puerto de Vigo.
A continuación, y después de haber desvelado el enigma que juré no revelar, aquí lo describo, así como el lugar y forma de descubrir el fraude metalúrgico, denunciarlo y restituirlo, porque no deseo bajo ningún concepto llevarme a la tumba un secreto que he sido forzado a guardar, bajo amenaza cierta de muerte. Dios me guarde y me perdone: que algún día este secreto, oculto tras la imagen de mi querido amigo y la  mía, pueda ser desvelado y revelado”.
Minas de Riotinto (Huelva),  23 febrero 1907

            Cuando atónito, leí aquella página, datada en las dos Minas, hurgué más, y cuidadosamente dobladas, envueltas en una especie de papiro acartonado, vi, para mi sorpresa, un legajo amarillento escrito en castellano anticuado, donde resaltaba un gran sello con una corona real donde pude leer claramente “El Rey de España y de los territorios de Ultramar Nuestro Señor Felipe V” registrado, como efectivamente relataba mi bisabuelo, en 1718. Era, claramente una orden de embarque de oro: misma numeración, marchamos, contrastes, leyes, contraseñas y procedencia, grabados en los lingotes. Otra hoja, con datos técnicos, como propiedades del bronce y medidas de la estatua y del pedestal. Me di cuenta de que había descubierto tal vez uno de los mayores secretos —dado que jamás había oído hablar de ello— de Uruguay, y sin duda del departamento de Lavalleja, o tal vez, porqué no, ante una trama o conjura para evitar el embarque de aquel tesoro con destino conocido. Y ahora caigo en la cuenta de que cuando falleció mi bisabuelo, en 1945, su muerte se recordaría durante algunos años. Incluso cuando yo era pequeño, escuchaba en susurros, la muerte tan extraña, ocurrida de improviso a los pocos días de recibir desde Buenos Aires, un paquete sin remitente, conteniendo hojas de mate, aunque en aquellos momentos nadie lo relacionó con su muerte, sólo mi abuela, quien me contó que no se le iba de la cabeza que la infusión, a la que se había aficionado en América, y que tomó antes de irse a la cama, lo llevó para el otro mundo. Pero ella nunca lo debió relacionar con el “secreto”, que tanto mencionaba y del que nunca debió conocer nada. La pregunta clave, ya sin respuesta es: ¿era realmente mate lo que tomó el abuelo Cosme?
            Y para finalizar, me quedan otras dudas: ¿Por qué, ciento ochenta y cuatro años después alguien decidió fundir y mezclar secretamente el oro con el bronce para la estatua, en lugar de ponerlo en circulación o que revirtiese a poder del pueblo de la República? ¿Sería obra, quizá, de algún grupo secreto, reducto de la antigua monarquía española, nostálgico de un pasado colonial? ¿Quién impidió la estiba en el galeón? ¿Por qué —que yo sepa—  no hay reseñas históricas ni en Uruguay ni en el Archivo de Indias de la metrópoli?  Si ahora soy depositario del secreto de la estatua de Minas. ¿Qué puedo hacer? ¿Desvelarlo? ¿Hacer partícipe de ello a mi cyberamigo Johnny? ¿Me tomará por loco? ¿Me hará caso y lo comunicaría? ¿Le harían caso o lo tomarían por loco a él? Más: si se trata de una conjura de siglos pasados, debería hacerlo saber a las autoridades. Pero ¿a cuáles?  Y por fin ¿qué derecho tengo yo de irrumpir, con una historia digna de Indiana Jones, en la plácida vida provinciana de Minas, repleta sus calles de viandantes y turistas, gentes paseando por  sus largas avenidas rectilíneas, o trabajando y mercadeando en el centro en torno al egregio jinete y su caballo? ¿No sería tal vez mejor dejar las cosas como están y respetar la placidez de la pequeña y bella ciudad, de vecinos a simple vista felices, y que continúen paseando en las soleadas tardes de primavera sus jubilados, estudiantes, amas de casa, niños correteando, parejas amándose mientras suenan las notas de un bandoneón, en torno al monumento que tanto trabajo les costó erigir ciento un años atrás?
            Pues lo dicho. No lo pensaré más: folios amarillentos, placa de mica, fotografía, marco y aún vidrio, todo, todo irá a parar al fuego. Creo. Desde hoy, el salón quedará sin cuadro.
                                                          
                                                           FIN
           
P.S. Por mí, que el oro distraído continúe en el lugar más seguro del mundo: en el monumento al general Lavalleja. Si algún día, tal vez no tan lejano, alguna cámara de fotos digital, disparada por algún turista curioso, detecta un extraño halo amarillento, dorado, luminoso de soles, surgiendo de la cabeza del caballo, que investigue. Yo, no: para siempre, silencio.
                                                                                             
                                                                                 

Documentación:
www.lavalleminas.org

Agradecimiento y dedicatoria a:

Sra. Graciela M., que me provocó y animó a escribir una “historieta” sobre Minas. Cumplido. Para su exclusiva lectura. 

26.6.17

Noche de San Juan

NOCHE DE SAN JUAN
Te llamabas Jeannette y fue aquel el día previsto. Ya me advertiste que no podrías llegar a casa pasada la medianoche. Yo a cambio te llevaría a tu lugar indicado aquel anochecer del viernes 23 de junio de 1967. A las diez, con la menguante luz solar, me esperaste en el Puente Blanco, justo en la frontera. Llegaste y juntos nos dirigimos sin hablar ¿recuerdas?
La carretera permanecía solitaria pues el verano se hacía de rogar, pero tú y tu familia habíais llegado como cada año al comienzo de la estación. En silencio llegaste a Pedregoso y descendiste los gastados escalones de piedra. Te detuviste justo al lado de la fuente y me regalaste tu mirada de luz y miel. Me sonreiste y afirmaste con la cabeza: ya lo tenías a tu alcance.
Bajo la vieja arcada del puente reuniste unas cuantas y pequeñas ramas de castaño y de fresno de la ribera del rio. Con unas cerillas prendiste fuego y la angosta bóveda proyectó tu sombra avivada y amortiguada por las caprichosas llamas de la lumbre. Te sentías observada y no te equivocabas. Te estabas convirtiendo en una figura irreal. Observada y admirada...
Lentamente te desprendiste de tu camisa y tu cuerpo de niña-mujer me dejó sin aliento. Tímidamente me tomaste de la mano y bajamos al río. El Gallego bajaba escaso aunque formando regatos de aguas límpidas descendiendo en pequeñas cascadas. Te descalzaste y subiste tu falda más arriba de las rodillas. Durante unos minutos te transformaste en una espedie de deidad dueña y señora de la noche ya vencida. Ahora era la luna llena refulgIendo sobre el cauce del pequeño río la que te remarcaba en contrauz.
Nunca, jamás, volví a ver algo así. Alzaste los brazos como implorando al cielo. Luego tus manos se abrieron y entrelazadas recogiste agua. Te ayudé a subir y sin dudarlo, arrojaste las aguas de tus manos sobre el fuego. Uno y otro elemento se unieron de tal forma que al poco tiempo ya no existían más que unos pocos rescoldos humeantes. El rito de la noche de San Juan se había consumado. Era el rito iniciático, dijiste, que me querías mostrar, enseñar y compartir.
Un leve temblor de frío te obligó a vestirte e iniciamos el regreso a casa. Era cerca de la medianoche y ya la luna alumbraba el valle al completo. En Hervás, algunas luces hacían la competencia a las estrellas del Camino de Santiago.
Al filo de la madrugada del día de San Juan, sábado de junio de 1967, al pie de las primeras casas de Hervás y antes de despedirte hasta la pandilla veraniega, me ofreciste tus labios, que yo no rechacé.

31.3.17

EDICTO REAL


Los Reyes Fernando e Isabel, por la gracia de Dios, Reyes de Castilla, León, Aragón y otros dominios de la corona- al príncipe Juan, los duques, marqueses, condes, ordenes religiosas y sus Maestres,... señores de los Castillos, caballeros y a todos los judíos hombres y mujeres de cualquier edad y a quienquiera esta carta le concierna, salud y gracia para él.
Bien es sabido que en nuestros dominios, existen algunos malos cristianos que han judaizado y han cometido apostasía contra la santa fe Católica, siendo causa la mayoría por las relaciones entre judíos y cristianos. Por lo tanto, en el año de 1480, ordenamos que los judíos fueran separados de las ciudades y provincias de nuestros dominios y que les fueran adjudicados sectores separados, esperando que con esta separación la situación existente sería remediada, y nosotros ordenamos que se estableciera la Inquisición en estos dominios; y en el término de 12 años ha funcionado y la Inquisición ha encontrado muchas personas culpables además, estamos informados por la Inquisición y otros el gran daño que persiste a los cristianos al relacionarse con los judíos, y a su vez estos judíos tratan de todas maneras a subvertir la Santa Fe Católica y están tratando de obstaculizar cristianos creyentes de acercarse a sus creencias.
Estos Judíos han instruido a esos cristianos en las ceremonias y creencias de sus leyes, circuncidando a sus hijos y dándoles libros para sus rezos, y declarando a ellos los días de ayuno, y reuniéndoles para enseñarles las historias de sus leyes, informándoles cuando son las festividades de Pascua y como seguirla, dándoles el pan sin levadura y las carnes preparadas ceremonialmente, y dando instrucción de las cosas que deben abstenerse con relación a alimentos y otras cosas requiriendo el seguimiento de las leyes de Moisés, haciéndoles saber a pleno conocimiento que no existe otra ley o verdad fuera de esta. Y así lo hace claro basados en sus confesiones de estos judíos lo mismo a los cuales han pervertido que ha sido resultado en un gran daño y detrimento a la santa fe Católica, y como nosotros conocíamos el verdadero remedio de estos daños y las dificultades yacían en el interferir de toda comunicación entre los mencionados Judíos y los Cristianos y enviándolos fuera de todos nuestros dominios, nosotros nos contentamos en ordenar si ya dichos Judíos de todas las ciudades y villas y lugares de Andalucía donde aparentemente ellos habían efectuado el mayor daño, y creyendo que esto seria suficiente de modo que en esos y otras ciudades y villas y lugares en nuestros reinos y nuestras posesiones seria efectivo y cesarían a cometer lo mencionado. Y porque hemos sido informados que nada de esto, ni es el caso ni las justicias hechas para algunos de los mencionados judíos encontrándolos muy culpables por lo por los susodichos crímenes y transgresiones contra la santa fe Católica han sido un remedio completo obviar y corregir estos delitos y ofensas. Y a la fe Cristiana y religión cada día parece que los Judíos incrementan en continuar su maldad y daño objetivo a donde residan y conversen; y porque no existe lugar donde ofender de mas a nuestra santa creencia, como a los cuales Dios ha protegido hasta el día de hoy y a aquellos que han sido influenciados, deber de la Santa Madre Iglesia reparar y reducir esta situación al estado anterior, debido a lo frágil del ser humano, pudiese ocurrir que podemos sucumbir a la diabólica tentación que continuamente combate contra nosotros, de modo que, si siendo la causa principal los llamados judíos si no son convertidos deberán ser expulsados de el Reino.

Debido a que cuando un crimen detestable y poderoso es cometido por algunos miembros de algún grupo es razonable el grupo debe ser absuelto o aniquilado y los menores por los mayores serán castigados uno por el otro y aquellos que permiten a los buenos y honestos en las ciudades y en las villas y por su contacto puedan perjudicar a otros deberán ser expulsados del grupo de gentes y a pesar de menores razones serán perjudiciales a la República y los mas por la mayoría de sus crímenes seria peligroso y contagioso de modo que el Consejo de hombres eminentes y caballeros de nuestro reinado y de otras personas de conciencia y conocimiento de nuestro supremo concejo y después de muchísima deliberación se acordó en dictar que todos los Judíos y Judías deben abandonar nuestros reinados y que no sea permitido nunca regresar.
Nosotros ordenamos además en este edicto que los Judíos y Judías cualquiera edad que residan en nuestros dominios o territorios que partan con sus hijos e hijas, sirvientes y familiares pequeños o grandes de todas las edades al fin de Julio de este año y que no se atrevan a regresar a nuestras tierras y que no tomen un paso adelante a traspasar de la manera que si algún Judío que no acepte este edicto si acaso es encontrado en estos dominios o regresa será culpado a muerte y confiscación de sus bienes.
Y hemos ordenado que ninguna persona en nuestro reinado sin importar su estado social incluyendo nobles que escondan o guarden o defiendan a un Judío o Judía ya sea públicamente o secretamente desde fines de Julio y meses subsiguientes en sus hogares o en otro sitio en nuestra región con riesgos de perder como castigo todos sus feudos y fortificaciones, privilegios y bienes hereditarios.
Hágase que los Judíos puedan deshacerse de sus hogares y todas sus pertenencias en el plazo estipulado por lo tanto nosotros proveemos nuestro compromiso de la protección y la seguridad de modo que al final del mes de Julio ellos puedan vender e intercambiar sus propiedades y muebles y cualquier otro articulo y disponer de ellos libremente a su criterio que durante este plazo nadie debe hacerles ningún daño, herirlos o injusticias a estas personas o a sus bienes lo cual seria injustificado y el que transgrediese esto incurrirá en el castigo los que violen nuestra seguridad Real.
Damos y otorgamos permiso a los anteriormente referidos Judíos y Judías a llevar consigo fuera de nuestras regiones sus bienes y pertenencias por mar o por tierra exceptuando oro y plata, o moneda acuñada u otro articulo prohibido por las leyes del reinado.
De modo que ordenamos a todos los concejales, magistrados, caballeros, guardias, oficiales, buenos hombres de la ciudad de Burgos y otras ciudades y villas de nuestro reino y dominios, y a todos nuestros vasallos y personas, que respeten y obedezcan con esta carta y con todo lo que contiene en ella, y que den la clase de asistencia y ayuda necesaria para su ejecución, sujeta a castigo por nuestra gracia soberana y por la confiscación de todos los bienes y propiedades para nuestra casa real y que esta sea notificada a todos y que ninguno pretenda ignorarla, ordenamos que este edicto sea proclamado en todas las plazas y los sitios de reunión de todas las ciudades y en las ciudades principales y villas de las diócesis, y sea hecho por el heraldo en presencia de el escribano público, y que ninguno o nadie haga lo contrario de lo que ha sido definido, sujeto al castigo de nuestra gracia soberana y la anulación de sus cargos y confiscación de sus bienes al que haga lo contrario.
 Y ordenamos que se evidencie y pruebe a la corte con un testimonio firmado especificando la manera en que el edicto fue llevado a cabo.
 Dado en esta ciudad de Granada el Treinta y uno día de marzo del año de nuestro señor Jesucristo de 1492.
 Firmado Yo, el Rey, Yo la Reina, y Juan de la Colonia secretario del Rey y la Reina quien lo ha escrito por orden de sus Majestades.

25.3.17

Hora del planeta 2017


 





Earth, Dharti, 地球, 地球, земля, Erde, jord, Marathi Prithvi,
zemia, Chikyu-ja, Zamin,
Планета Земля, Daigdig, Bumi , Terre
Dharti Avani Marathi - Prithvi Tierra  Marathi - Prithvi, 지구,  כדור האר ,كوكب الأرضSayari Dunia, Gezegeninin, Երկիր, մոլորակի, Planeet Aarde, Πλανήτης Γη, Planèt Latè, Země, Planēta Zeme, Pianeta Terra

¡Veo la Tierra!¡Es tan hermosa! (Yuri Gagarin, a bordo de la Vostok-1, el 12 de abril de 1961, a las 6:07 hora ZULÚ)


Hace 4.500 millones de años, unas minúsculas porciones  de materia describían círculos alrededor de una masa incandescente: los futuros planetas. 
La Tierra iniciaba así un por ahora interminable y monótono movimiento circular alrededor del Sol.

Con el planeta en reposo relativo surgieron los primeros indicios de vida: las bacterias

Más tarde las cianobacterias y las algas; los protozoos que iniciaron el proceso de evolución en el mar hasta la aparición de los peces.

La tierra es insultada y ofrece sus flores como respuesta. (Rabindranath Tagore) 
En la tierra los hongos y las plantas dieron cobijo a los anfibios, reptiles dinosaurios...

Los primates, las aves, otros mamíferos surgieron...
Los chimpancés y los primeros homínidos evolucionaron hasta el Homo sapiens sapiens...  EL HOMBRE
E
El Paleolítico, el Neolítico vieron al hombre el cultivo de las plantas y la domesticación de los animales.
La Edad de los metales y de las construcciones

Egipto... en esta foto, a la entrada de Abu Simbel
         Roma...
Dios,
Carlomagno
La Cruzadas
Las rutas comerciales
China: Xi'an. En las galerías del ejército de terracota       

A la izda. os presento a Confucio
Las catedrales, aunque ahí me encuentro en lo alto de una de ellas. La catedral del capitalismo. Hablo de Shanghai



Imperio de Oriente
1492, Edicto de Expulsión de los judíos. España y el mundo ya no volverían a ser lo mismo...
Incas, Mayas, Aztecas
Renacimiento
Trento
Filibusteros
Musulmanes. La Meca.
Otomanos
Mogoles
Mandarines
Siglo de Oro
Ilustración
Pensamiento y Enciclopedia. La Tierra. Con mi esposa pegados a ella.

La Ciencia
Las revoluciones agraria e industrial. Copenhagen, cambio de guardia
América
Asia

El progreso y las fuentes de energía

Los zares y la URSS
Nacionalsocialismo
La guerra
La guerra fría
La descolonización

África
Tercer mundo
Terremotos, inundaciones, tsunamis...
Volcán Eyjafjallajokull... Islandia, Japón...

El hombre y la revolución sexual... lo que hay
El mundo...
(foto de Dario Delvecchio)  Infancia, madurez, vejez...



DATOS:        
La Tierra es el tercer planeta más cercano al Sol, a una distancia de 150 millones de kilómetros (93.2 millones de millas). A la Tierra le lleva 365,256 días viajar alrededor del Sol y 23,9345 horas para que la Tierra rote completa. Tiene un diámetro de 12.756 kilómetros  y solamente unos cuantos kilómetros más grande que el diámetro de Venus. 
La Tierra es el único planeta en el sistema solar que se sabe que mantiene vida. El rápido movimiento giratorio y el núcleo de hierro y níquel de nuestro planeta genera un campo magnético extenso, que, junto con la atmósfera, nos protege de casi todas las radiaciones nocivas provenientes del Sol y de otras estrellas. La atmósfera de la Tierra nos protege de meteoritos, la mayoría de los cuales se desintegran antes de que puedan llegar a la superficie.

Mi pequeño homenaje a este nuestro pequeño y bendito mundo; no creo demasiado en el dichoso "cambio climático"... eso es cosa de políticos politicamente correctos (valga la redundancia) y de progres de nuevo cuño. Eso sí, hemos de educar a las generaciones nuevas para que lo cuiden, ya que todo redundará en beneficio de las generaciones de los próximos siglos.
José A. Bejarano  
19 marzo 2016
La hora del planeta




 

foto REUTERS
































































































22.3.17

El agua (Mundo sediento)

"EL AGUA CONTAMINADA MATA MÁS NIÑOS QUE LA GUERRA" (foto JABM)
 
DOS ÁTOMOS DE OXÍGENO UNIDOS A UNO DE HIDRÓGENO FORMAN ALGO TAN SIMPLE Y VITAL COMO...
E L   A G U A 
El 97% del agua de nuestro planeta es salada. Del 3% restante -dulce- el 2% está en estado sólido. Sólo el 1% del total está para nuestro uso y consumo (regar campos, refrigerar las centrales e industrias, 
y para beber y uso doméstico)  
El agua es VIDA
Un norteamericano consume 385 litros de agua por día.
Los más pobres del mundo consumen 19 litros/día
Casi la mitad de la población mundial carece de agua corriente.
En ciertos paises de África las mujeres caminan 5 km. cada día en busca de agua.


Que las aguas de las montañas nevadas 
lleven salud y paz a todos los pueblos, 
que el agua de los manantiales te lleve la calma... 
y que las lluvias sean fuente de tranquilidad para todos.(Texto del Atharva Veda )
Con sus manos, David Bejarano, mi hijo, da ejemplo de uso racional del agua, bañando a mi nieto Daniel...

CUIDEMOS HASTA LA ÚLTIMA GOTA
AGUA=VIDA

28.1.17

Del siglo XX, el año 50; de un tal enero... un buen día 27

E F E M É R I D E S
27 enero 1950

Pio XII beatificó a Vincenzo Palloti en el Vaticano
El Consejo de Ministros decreta la Urgencia de las obras del pantano Gabriel y Galán (CC)
Los soviéticos entorpecen 
el tráfico aéreo y terrestre de Berlín
Alcide De Gasperi forma gobierno en Italia
Se acuerda cortar el suministro eléctrico dos días laborables por semana -durante diez horas-, en el Centro y en el Levante de España
Crónica de sucesos: dos obreros de la construcción del ferrocarril Zamora-Orense, fallecidos por explosión de un barreno de dinamita
China se prepara para aliarse 
con Rusia en la "próxima guerra mundial" 
Número premiado del cupón Pro-ciegos en Madrid: 537
Se encuentran en Marsella las joyas robadas al Aga Khan.

Se suicida en Marruecos un condenado a muerte por medio de una ampolla de cianuro que ocultaba en el recto.

Un médico chileno estafa a ancianos argentinos inyectándoles el "suero de la juventud".

Detenido un apostador de carreras de caballos con emisor de radio bajo su camisa.

Se descubre la terramicina.
En el teatro Alcázar se estrena  
Las siete llaves, con Celia Gámez 
En el cine Luchana se estrena Nido de víboras, con Olivia de Havilland
En el estadio Metropolitano, 
Atlético de Madrid contra Atlético de Bilbao
y...

Mientras aquel 27 de enero de 1950 ocurrían estos acontecimientos, más o menos importantes, en nuestro pais y en el resto del mundo...
 ...En aquella España en blanco y negro, mientras el mundo se despertaba de una cruel guerra, y España intentaba con esfuerzos, privaciones, restricciones e incluso hambre, salir de la posguerra -once años desde el final- vine al mundo en una fría tarde de Hervás. 
Hace sesenta y siete años ya...


Las fotos han sido descargadas de la Red. 
Cualquiera puede reclamar su propiedad: no tiene más que decirlo y con gusto las eliminaré.