18.3.12

San Patricio en Huelva

Ayer me emocioné. Veréis.
Paso casi a diario por la carrtera de la Rivera, de Huelva. Es uno de mis lugares preferidos para pasear. En el km. 0 se encuentra el cementerio ingles, del que he sido un ferviente defensor intentando rescatarlo del estado en que se encuentra. Varias entradas en mi blog pueden atestiguarlo, y estoy muy orgulloso de haber puesto mi granito de arena para ayudar a su resdcate y conservación. Ninguno de los difuntos que descansan en ese recinto me es completamente ajeno, pues he indagado en lo que he podido y hasta donde han llegado mis conocimientos. Y como no tengo nada nuevo que hacer al respecto, me conformo con hacer un alto en mi circuito ciclista y a veces me paro junto a la roñosa y desvencijada puerta de hierro. Miro al interior y veo cómo crece el pasto y la hierba, al mismo tiempo que avanza el invierno y se va atisbando la entrada de la primavera.
Ayer me encontraba ensimismado apoyado en la verja de la entrada cuando sentí pasos a mis espaldas. Me volví y vi un rostro rubicundo, sonriente,  de ojos azul muy claros y de tez pecosa. El pelo, ligeramente pelirrojo. Y cincuentón seguro.No hace falta ser un experto, con esos rasgos y a la puerta del cementerio: claramente era un individuo de ascendencia británica.
Me saludó y yo le respondí. Reconozco que me disponía a marcharme pero no pude resistir la curiosidad y permanecí allí, aunque me eché a un lado pues pensaba que aquella persona iba a acceder al camposanto. Nada de eso, se puso en posición de firmes, enarboló el ramo que traía y me quedé estupefacto cuando comenzó a cantar en un idioma que no comprendía. Afortunadamente aquel no es paso normal de personas pues en caso contrario hubiéramos dado una imagen de lo más surrealista.
Realmente me emocioné al ver a aquel hombre cantando una bella canción que se propagó a través de la puerta cerrada que cubrió, como si de una neblina de las tierras altas se tratara, todo el recinto de aquel camposanto.
Al acabar el canto, dejó caer el ramo al interior y un gran manojo de verde trébol se esparció por el interior del cementerio inglés de Huelva.
Cuando acabó, no pude por menos que acercarme a él, le sonreí abiertamente y le dí la mano que me aceptó. Entonces no me importó que viera una lágrima que me asomaba, traicionera.
Residía en Mértola, Portugal, y me dijo que todos los 17 de marzo efectúa el mismo ceremonial, que se lo había prometido a un pariente al fallecer que este le había pedido que cada Día de San Patricio dejara unos tréboles (luego me enteré de que era el símbolo de Irlanda) y que entonara unas estrofas del Himno de Irlanda en el cementerio inglés de Huelva en honor y homenaje de uno de los enterrados (no le pedí la identidad del difunto y él tampoco puso interés en proporcionármelo, aunque no me consta ningún nacido en Irlanda).
                 Somos soldados                                                                           
       que han jurado su vida a Irlanda.
Algunos vinimos de un país allende las olas...
He de reconocer que siento por este cementerio, y por sus moradores, un cariño especial y del que no me arrepiento. Y desde ayer, después de ser testigo de este inusual rito, de escuchar en esta tierra de fandangos estas emocionadas estrofas en la extraña lengua irlandesa, mi simpatía y mi cariño por todo lo que significa el legado inglés en Huelva. Al menos sé que existe otra persona que un día al año entona el himno de la verde Irlanda.
El Reino Unido de Gran Bretaña (Escocia, Gales e Inglaterra) e Irlanda del Norte, así como la república de Irlanda es mi asignatura pendiente. Nunca he pisado las islas británicas y algún día he de visitar la City y recorrer los acantilados y prados de las tierras altas de su territorio. Y dejar allí -iba a ser un secreto- un poco de tierra de este camposanto onubense, mezclado con la tierra británica.


Cádiz, 19 de marzo 1812. VIVA LA PEPA!!!

Sirva esta entrada de mi visita a Cádiz como modesto homenaje a nuestra primera Constitución,que se redactó en esta hermosa ciudad tal día como mañana (San José) hace doscientos años. Así pues 
VIVA LA PEPA !
VIVA LA CONSTITUCIÓN !!
ABAJO FERNANDO VII, EL FELÓN!!!
Cádiz. Tan cerca de Huelva, pero realmente tan lejana. Doñana, insalvable, nos separa. Cádiz liberal, constitucionalista, refugio de indianos y de pensadores y científicos. Cádiz, te debíamos una nueva visita
Entrando en Cádiz, tierra de gente afable, simpática , tolerante y con sentido del humor.
Mis mejores (casi únicos) compañeros de estudio son gaditanos: Miguel Pareja, Fernando Sánchez y Jose Manuel Ruiz Molina. 
A la Cádiz antigua se accede por una especie de istmo moderno lleno de hoteles, tráfico, comercios
Iglesia de San José y estatua del general ¿Churruca? ¿Gravina? No estoy seguro 
:-(
Ciudad constitucionalista, Viva La Pepa!!!                        En esta foto, 1º artículo de la actual
Cárcel Real.
Ciudad colonial.
Blanco, siena, azul.
Sal, tierra, mar
Ahora entiendo El asedio, de Pérez Reverte, por este entramado urbano
Cádiz, "La Habana con más negritos"
Cádiz romana. 
El nombre de algunas calles así lo delatan. 
Pomponio Mela, geógrafo gaditano, de Gades
Catedral y Torre de Poniente.
 3P:  Plaza, Palomas, Palmeras
A las puertas catedralicias. 
Un día en Cádiz. Todo un lujo
En lo alto de la torre más elevada.
A nuestro alrededor, el Cádiz de todos los tiempos
Desde la Torre de Poniente se divisa Cádiz en todo su esplendor: las azoteas, las fachadas encaladas, sus edificios emblemáticos... el mar
Al fondo, la Bahía, El Puerto de Santa María, los astilleros. Cádiz colonial
Playa de La Caleta. Solitaria, invernal. Resguardada por el castillo de San Sebastián
La Caleta. Balneario de La Palma.
Tibio sol, marino y otoñal
Bar del barrio de la Viña. Alto en la jornada
Gambas rebozadas al alioli (como he escuchado a un cocinero pijo, "gambas en tempura" Vaya gilipollez!!!). Rosado Peñascal
Arroz (de la marisma del Guadalquivir) caldoso de marisco (de la bahía)
Al acabar, planeamos el itinerario de la tarde
Castillo de San Sebastián. 
Vigía permanente de sus costas y playas

Desde el Castillo, una perspectiva distinta de la ciudad blanca
El ensanche, si ello es posible, de una parte de la ciudad constreñida en un istmo
En una vieja garita de un viejo castillo.
De Santa Catalina.
Usada como defensa de la ciudad.
 Y como tenebrosa prisión militar.
Tiempos felizmente pasados
Apolo en su viejo santuario.
Ante él oraron los viejos gaditanos, súbditos hispanos del  Imperio romano
Carmen
Santa Catalina, detrás
Gran Teatro Falla. Carnaval
Columela, en el mejor lugar... la Plaza de las flores
Inscripción:
LUCIO JUNIO MODERATO COLUMELA
GADITANO
PRÍNCIPE DE LOS ESCRITORES DE AGRICULTURA
Iglesia de Santo Domingo
Nótese cómo un siglo atrás se escribía mejor (en la placa de arriba -2005- faltan todas las tildes; 
en la de abajo -1895- no falta casi ninguna)
Cádiz nos despide al igual que el sol de Cádiz. El astro rey por el oeste.
  Nosotros, dirección norte hasta el absurdo de Sevilla y vuelta al oeste para llegar a Huelva. 


Cien kilómetros en linea recta Cadiz-Huelva 
(itinerario hoy imposible)

Doscientos kilómetros 
Cadiz---Sevilla---Huelva 
(itinerario hoy obligado)

¿HASTA CUÁNDO?

17.3.12

Recuerdos de mi fototeka (París)

Victoria de Samotracia. Museo del Louvre
Impresionante muestra del arte griego.
La verdad es que impresiona en el descanso de las escaleras del museo.
Eso sí, cuando la situaron allí fue objeto de una buena sesión de cirugía estética y reparadora.
El ala derecha es yeso y la recompusieron a trozos.
No lo leí en la guía que llevaba sino que me enteré a posteriori.
Preciosa sin embargo, la alada Victoria
Se lo estaba comentando a mi mujer.
  "Seguro que nosotros tenemos escondido, por algún desván, un cuadro igual o mejor."

 Y oye! en el Museo del Prado han descubierto uno igualito a este.
La verdad es que es increíble cómo un cuadrito tan chico es capaz de levantar tantas pasiones.
 Vamos que nos vimos negros para hacernos esta foto, en medio de una multitud.
Creo que es Mercurio, pero no me quiero lanzar a la piscina sin estar seguro.
Realmente la colección de figuras griegas es impresionante, 
aunque algunas, como esta son obras de escultores franceses
Frío, con un par, pero qué bonito París cayendo copos de nieve sobre los bulevares a  orillas del Sena , ,ientras caminábamos hasta la Torre. Al llegar estaba cerrada pero regresamos al día siguiente y pudimos acceder.
Paris, nieve, julio, Revolución y Edith Piaf.
París bien vale una Misa, París arderá, siempre nos quedará París
París nocturno, Paris de catacumbas, Paris de la Bastilla,
París Carla Bruni... digo... -perdón! en qué estaría yo pensando- De Gaulle. París
Notre Dame.
-A ver, Carmencita... mira a ver si consigues una buena imagen con las gárgolas tras de mi, quitarme el mal augurio que me trae estas figuras demoníacas en lo alto de esta mítica basílica.
 Mis terrores nocturnos tienen que ver con estas horripilantes figuras que dejan caer por sus fauces abiertas el deshielo de la nevada cual siniestros fluidos salidos de sus entrañas estuvieran vomitando. Debajo, sobre el acerado resuena, siniestro, el chapoteo de aquel agua que cae desde la hilera de figuras cornudas, escamadas, orejudas, deformes, gigantescas, siniestras, grotescas, amenazantes sobre los tejados parisinos.
Gárgolas, quimeras que sobrevuelan la ciudad protegidas por las tinieblas, su reino.
Gárgolas de mitos, de piedra viva.
Qué hago?
Subir, sí... pero al primero, al segundo, o...
a la punta!!!???
Vaya rato malo hasta llegar a las taquillas: a tiempo mientras elijo el qué y el cómo acceder a aquella esbelta construcción (que algunos quería desmontar  una vez pasado el evento de la Exposición Universal)
A pié? en ascensor?
Al final, optamos por llegar a la mitad y orearnos bien allá arriba con la ventolera, mientras damos la vuelta admirando la ciudad y el serpenteante Sena abrazando París.
Al final, una comida en el Jules Verne, aunque a decir verdad, casi no se ve nada desde la mesa.
Increíble Eiffel
Venus de Milo

Púdica, soberbia, indolente, crecida, arrogante, bellezamputada, grecia, mármol con vida, Belleza con mayúscula, admirada, envidiada, saber estar, cincel y martillo: abre tu pequeña boca y habla!

Quince minutos a su alrededor, disparando sin parar, arrancando micro píxeles con mi Sony a400, de la anatomía de esta hermosa mujer.
Afrodita, Venus, cuestionada por los exquisitos críticos, pero siempre en mi imaginación, desde las estampas prohibidas de los libros de mi niñez.
 

13.3.12

Mi tiempo


Tanto tiempo suspirando por revivir lo que aquellos hombres sabios habían pensado a fin de inmortalizar a sus dioses pero también como recordatorio de los ciclos vitales que regían aquellas vastas regiones.

Es la mañana más feliz, por mucho tiempo esperada, y durante la noche he aguardado impaciente a fin de no perderme aquel mágico momento.

La estrella Sirio fugazmente presagia los primeros albores del nuevo día y me preparo para asistir al gran momento.

Accedo al gran templo y consigo entrar hasta los sagrados recintos. Nervioso, aguardo. A mi mente vienen las imágenes, los sonidos, los murmullos de los obreros que rodean al arquitecto real. Me parece que el tiempo ha dado marcha atrás -3.280 años- cuando el dios de las Dos Tierras ordenó orientar su Obra de tal manera que la luz inundara con sus rayos las profundidades de aquel magno templo. Exactamente debería ocurrir el fenómeno sesenta días pasado el solsticio de invierno -y también sesenta, previos al de verano- que marcaría para siempre los ciclos vitales de aquel pueblo sabio... 
Me situé al fondo, cerca de las hornacinas y en medio de una multitud, de la que conseguí aislarme hasta sentirme en medio de un escenario magnífico, me taponé los oídos y abrí bien mis ojos. Dejé que por un momento, único en mi vida, los mismos rayos del mismo astro-rey, exactamente con la misma inclinación, me cegaran y sintieran lo mismo que aquellos viejos dioses que antaño habían reinado sobre aquellas tierras, que con puntualidad se anegaban o se desecaban cubriendo de limo las riberas del Bajo Nilo y que suponían la diferencia entre la riqueza y la pobreza, la abundancia y la escasez, la vida y la muerte.
Durante breves minutos de aquel día único los destellos del Sol de la vida fueron desvelando los rostros de Ra (Dios de aquellos rayos), Amón (dueño de aquellos rayos), Ramsés el Segundo (representante de aquellos rayos), y deteniéndose en el amanecer, justo en el momento previsto por los sacerdotes reales: negándole a Ptah (el del hermoso rostro, el dios de la oscuridad y guardián del inframundo) los benefactores rayos y por consiguiente manteniéndolo en la terrible condena de permanecer oculto, en las tinieblas durante toda la eternidad.
Desde aquel día de Abu Simbel, Egipto y Tiempo son mis sinónimos.

(Comentario -dedicado a mi amiga Mar Solana- en la entrada No me das suficiente... en http://marsolana.blogspot.com/ )

11.3.12

Nada mejor que una llave. De judo

...............................................................................................


----------------------------------------------------------------














-












Hoy había recibido el encargo de acompañar a Roberto, mi nieto, a una cita deportiva en Ayamonte. Los padres me lo pidieron y aquí nos tenéis.
Nada de huelgas generales, o de leyes de reformas laborales, que si  CC OO, que si UGT, que si el Rajoy o la Soraya Sáez o el Rubalcaba. ¡Ná de ná! como acompañar a Roberto no podía haber nada más importante, y eso que... "con la que está cayendo" pero ver a montones de chavales de ambos sexos compitiendo sobre el tatami ha sido una verdadera gozada. 
Roberto ha participado muy bien, y lo de menos es si ha ganado o no. El caso es que el judo es un hermoso deporte que enseña a los chavales a competir con unas reglas muy definidas y donde no se practica la violencia. Los saludos de comienzo y de final entre vencedor y derrotado les enseña la humildad ante la victoria, o el reconocimiento ante la victoria del oponente.
El caso es que ha sido una hermosa mañana en la ciudad fronteriza y he tirado un montón de fotos. Aqui dejo un pequeño collage para no aburrir al personal.
Ah, Roberto es cinturón amarillo-naranja, o sea que no es novato, precisamente

7.3.12

El Hervás de Mayte

El   
H  E  R  V  Á  S
d e   M a y t e

De correr por su laberinto de calles jugando a "guardias y ladrones"; de pasear por el lado oculto de los bellos parterres de su parque; de tumbarse a mirar somnoliento (de sueños imposibles) cómo se mecen al suave viento de la tarde las afiladas agujas de los chopos; de vadear en saltos imposibles los charcos de crecidas primaverales a hombros del Pescador; de baños refrescantes en los charcos de las palomas de tardes de verano, de rumor, de risas y de piel helada; de Puente de Hierro de hierro, frontera de los territorios prohibidos; de subidas a su campanario de cigüeñas, de tañidos de aleluyas y de réquiem, de pasadizos secretos, de sombras centenarias, de escaleras y de escudos templarios...

De HERVÁS...
Murmullo de agua sobre la fuente renacentista del Parque Municipal. Macizos de flores y paseos recoletos donde se entrelazan -ayer, hoy. Mañana, siempre...- los dulces hilos del amor
Monte Castañar Gallego 
Regalo a la comunidad hervasense de Violante, reina de Castilla.

Siempre será -que los dioses sean propicios- un hermoso monte, rico en frutos y madera, y aires salobres, que enriquece al pueblo
Valdeamor

Entre sus grutas, barrancos y neveros mora, estoy seguro de ello, el dios que manda en los demás, el que gobierna en las cumbres dando rienda suelta a los elementos desatados.
Cuando las tormentas y ventiscas se enmarañan en sus cumbres, los cielos parecen abrirse y salir Zeus con todo su inmenso poder a mostrarse a los mortales
Iglesia de Sta. María

Domina desde lo alto la vida de Hervás, con sus campanas y sus campanadas, convocando a los fieles a los ritos y ceremonias que congregan entre sus muros sagrados. 
Iglesia única desde 1492, aunque varias familias judeo-hervasesnses permanecieron en convivencia, aun pagando el precio de renunciar -al menos en teoría- a sus creencias
La carretera que une Hervás con el antiguo reino de Castilla.

Carretera de llegadas, de partidas, de encuentros...
La Chopera, lugar de entretenimientos, de encuentros, de momentos de descanso sobre el verde cesped, protegido por los otrora majestuosos chopos
Cae la tarde sobre Hervás y las aguas de sus pantanos se reflejan con los últimos rayos de sol. Hervás se dispone a agazaparse junto a los viejos muros de su iglesia. 

Hervás, milenario, refugio de una centuria de la Legión X Gemina
Hervás, refugio de Órdenes militares
Hervás, refugio y raíces de judíos
Hervás, cristiana
Hervás, abierta al mundo
Pinajarro, el pico que mira a Hervás, a quien vigila, cuida, protege, castiga, enamora, adorna...
Río Ambroz, bravío en los deshielos de primavera. Pleno de vida, de aguas purísimas, de rica fauna piscícola, de aguas heladas, de canchales, de troneras trucheras, de orillas de viñas, huertas, choperas y álamos. Ambroz que desciende vertiginosamente desde los neveros de la montaña y que riega feraz, el valle. Y que proporciona riqueza y bienestar a sus habitantes. 



Hasta aquí, una pequeña muestra de Hervás y sus alrededores, a través del objetivo de la cámara de Mayte Izquierdo a quien agradezco el permiso para exponerlas en mi blog. Aquí permanecerá hasta que ella quiera.
Las palabras que acompañan las imágenes corresponden a la inspiración que las han hecho fluir y que he plasmado, acompañando las hermosas fotografías.

                      

                           http://www.hervas.es/