13.2.14

El hombre que (sí) existió. Dos veces.

Esta mañana pasé por el cementerio municipal de La Soledad, de Huelva. Entré y visité el nicho donde reposan los restos de mis tíos. Allí permanecí unos minutos, recordando, pues es bueno recordar, sin anclarse, pero es bueno recordar... nunca olvidar.
Pero a lo que iba...

A lo lejos, tras las filas y cuarteles de tumbas y nichos divisé un gran ciprés que se mecía al cálido ir y venir del viento de la marea. No pude resistir la tentación y me dirigí hacia allá.
Es una tumba como cualquier otra, normalita y sus inscripciones incluso se están desgastando por efecto del tiempo, aunque mucho me temo que es presa de otro mal mayor: el olvido... Y yo no quiero olvidar. ¿La historia? he aquí mi humilde versión:
William Martin
Nacido el 28 de marzo 1907
Fallecido el 24 abril 1943
Querido hijo de John
Glyndwyr Martin
y de la difunta Antonia Martin, de
Cardiff, Gales
Dulce et decorum est pro patria mori
[Dulce y honorable es morir por la patria]
R.I.P.
Glyndwr Michael
sirvió como Comandante
William Martin, RM [The Royal Marines]
Sin ánimo de meterme a historiador, con esta entrada quiero rendir un homenaje, no solo a William Martin (el hombre que nunca existió), que fue el cebo perfecto para engañar a todo el régimen nazi sobre los planes aliados en la II Guerra mundial, y cuya identidad fue perfectamente planeada y llevada a cabo por los servicios secretos británicos, sino que mi homenaje va al hombre que sí, existió, y cuya verdadera identidad fue la de Glyndwr Michael, un pobre indigente de las calles y bajos fondos de Londres y que falleció de pulmonía, en 1943. Desde una de las morgues londinenses, yacente en una fría losa, pasó a convertirse, por medio de una ficticia identidad, en William Martin, comandante de los marines de la Royal Navy, a quien se le depositó en sus bolsillos y cartera, unos documentos en donde se daba cuenta del futuro desembarco aliado al sur de Europa. Vestido con el uniforme correspondiente, un billete de metro con la fecha adecuada y una cartilla de identificación. El desventurado Glyndwr Michael, fue arrojado por la cubierta de un submarino británico frente a las costas de Punta Umbría. 


Luego, ya se sabe por la documentación literaria y cinematográfica: 30 abril 1943, pescador que lo descubre, aviso a la guardia civil, forense que vio extrañado los pulmones vacíos de agua, aviso al consulado alemán, documentación revisada y comprobada… y Hitler que moviliza las tropas hacia la costas del Mediterráneo, lugar del "desembarco", mientras por el norte, los aliados se preparaban para desembarcar en las frías aguas del Canal de la Mancha. El engaño había surtido efecto, y Glyndwr Michael, indigente de Londres, convertido en William Martin, hizo, con su gesto (claro, involuntario) que el curso de la guerra, así pues de la Historia de Europa y del mundo, variase.
Desde entonces, tal como aparece en las fotografías que he realizado esta misma mañana, Glyndwr Michael reposa –dicen- en esta humilde tumba del cementerio católico de Huelva. Mi opinión es que este monumento figurase en algún lugar más emblemático de Europa, o bien que permaneciera en este mismo lugar, pero dándole la importancia tan grande que tuvo en el devenir de la Humanidad. Ayudó, nada más y nada menos, en engañar a aquel régimen de horror, y a variar el curso de la guerra.
Honor a  Glyndwr Michael, reconvertido en un ¿inexistente? William Martin, héroe(s).


©Jose A. Bejarano

24 comentarios:

  1. Sirve esta tumba del anónimo, para que los guiris visiten Huelva.

    Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  2. Pedro
    no es tan anónimo, pero creo que algo mejor cuidada debería estar la tumba que es un verdadero monumento histórico. Por desgracia, esto no es París (en lo relacionado con los cemnterios).

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, "El hombre que nunca existió" como se le conoce y que yo por contra, creo que vivió dos veces, está enterrado en el cementerio municipal de Huelva, y no en el cementerio inglés, como mucha gente cree erróneamente.
    http://www.huelvainformacion.es/article/huelva/1356587/busca/sol/y/cementerio.html

    ResponderEliminar
  4. Como se puede ver por los comentarios, esta entrada tiene fecha de agosto de 2012.
    No tiene carácter histórico, ni está documentada pero sí escrita con mi mayor honradez.
    Lo digo por lo mucho que escrito existe sobre el que nunca existió :-)

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué interesante historia, JoséAntonio! Me pregunto cuántos héroes anónimos yacen en tumbas olvidadas que nadie visita porque nadie los reclamó. Una entrada nostálgica y entrañable, José Antonio. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Pero este es un héroe anónimo, no su historia, real, que determinó nada menos, que el devenir de la guerra y por consiguiente, del mundo.
    Te recomiendo que leas algo en la Red. Mi historia es de andar por casa.
    Un beso, amiga

    ResponderEliminar
  7. !Que interesante! No tenía ni idea, siempre aprendemos algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una historia apasionante y hoy se conmemora el 70 aniversario del fruto del engaño del "hombre que nunca existió" como fue el desembarco en Sicilia de las tropas aliadas.

      Eliminar
  8. Próximamente.............novedades del caso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.huelvainformacion.es/article/huelva/2019984/ultimo/nombre/william/martin.html
      ¿Son estas las "novedades"?

      Eliminar
  9. No esta tan olvidada. Hay una mujer que le lleva flores todas las semanas, aunque creo que murió y ahora lo hace su hija.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que al olvido que me refiero no es el de una persona -Dña. Isabel Naylor, Medalla de la provincia de Huelva- que ha mantenido el recuerdo de las flores durante décadas y que ahora continúa con su hija y nieta. Me refería al olvido institucional -Unión Europea, Reino Unido, España y Huelva- para que el lugar sea adecentado y resaltado como merece el hecho en sí. Por mi parte, disculpas por el olvido en mi modesto relato de quien mantuvo vivo el recuerdo.

      Eliminar
  10. José: Como siempre informandonos y enseñandonos cada día de hechos y detalles que conoces o no, pero que te ilustras lo más posible para ofrecernoslos a todos los que te seguimos. Huelva esta mucho en ti y eso se nota de lejos , lo que allí ocurre y ha ocurrido te fascina y siempre tratas de mostrarlo a los demás con tus escritos. Gracias!!! Muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayte, tienes toda la razón. Son tantos años y tantas las cosas que me han ocurrido en esta tierra que la considero ya mía.
      Las circunstancias hicieron que llegara a esta tierra a la que quiero, sin renunciar a la mía de nacimiento pero...

      Eliminar
  11. Hola, Jose. Ya te he comentado por correo que ignoro el motivo por el que tu blog ha desaparecido del mío. Alguna mano celosa del cariño que te tengo, ja, ja! Me he ido a una entrada antigua y he recuperado tu dirección, ¡uf! pensaba que te habías enfadado conmigo. Bueno, subsanado el error, te comento: qué apasionante y curiosa historia nos has dejado. ¡Cuántos héroes anónimos ha olvidado la Historia!
    ¿De dónde sacas esto personajes tan curiosos?
    Un beso enorme y perdona por haberte tenido fuera de mi blog SIN YO SABERLO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta, no he desaparecido, no.
      Estos personajes no los he sacado de ningún sitio sino que forman parte de la Historia.

      Gracias :-)

      Eliminar
  12. Joder, yo no conocía esta historia, ni había oído de hablar de ella, es una de las historias junto con la colombiana, que hicieron los del gobierno colombiano para los de la guerrilla de la FARC, que pusieron helicópteros pintados y preparados, para hacer creer que eran representantes de la comunidad internacional, en la entrega sobre la prisionera...Ingri Betancour... pues estas son unas de las mentiras que conocemos más sonadas echas por los gobiernos, me ha parecido una idea extraordinaria por parte de los ingleses, pero imagino que se habría muerto, y lo pusieron de cebo, y claro que debería tener, o al menos estar considerado y reconocido, cómo el que hizo posible la paz mundial, porque de lo contrario, nadie sabe lo que hubiese ocurrido y la manera, que hubiese terminado, todo eso... me ha gustado muchísimo esta historia, saludos JoseAntonio...

    ResponderEliminar
  13. Esta es una historia documentada sobre un hecho importante de los servicios secretos británicos. Una historia muy interesante que puedes encontrar en internet, pero que yo he querido verlo desde el lado más humilde. Por supuesto que fue un cadáver lo que arrojaron al mar con todo lo necesario para hacerlo creíble. El hombre que nunca existió es la denominación que se le dio en el cine y en el imaginario popular. Para mi, sin embargo existió dos veces, bajo dos personalidades distintas. No dejó de ser un indigente londinense que lejos estaba de imaginar que su cuerpo serviría de cebo en el que el régimen nazi afortunadamente picó. Y mucho menos imaginaría que su cuerpo reposaría en tierra española.
    No sabía que en la liberación de Ingrid Betancurt se usó algún señuelo. La historia es vieja y se repiten los mismos trucos. Me alegro de que te haya gustado esta historia y te recomiendo profundizar en ella. Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Existe una nueva teoría que se sustenta en que el cadaver fue llevado a una base alemana para practicarle una segunda autopsia. Se recoge en el libro Desentrañando la trama, escrito por Jesús Copeiro y E. Nielsen con nuevos datos. Vacía u ocupada, en nada cambia la Historia y lo que supuso y representa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.huelvainformacion.es/article/huelva/2019984/ultimo/nombre/william/martin.html

      Eliminar
  15. Curiosisimo tu periplo, intuyo poder aprender mucho de ti, te sigo¡¡

    Besos muchos ♥

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por seguirme. Mi periplo es curioso y lleno de curiosidad por todo aquello que me rodea.
      Muchos besos igualmente

      Eliminar
  16. http://huelvabuenasnoticias.com/2016/04/30/william-martin-nuevas-reflexiones/

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S