12.12.16

Día mundial del donante de sangre

Cuando me he enterado de la efemérides no he podido evitar el recuerdo de una persona que hace sesenta años cedió parte de su sangre para dármela a mi.
Posiblemente la imagen hoy causaría risa pues la transfusión se realizó, parece ser, directamente, de vena a vena y siempre, hasta el final de sus días mi donante altruista, cada vez que me veía hacía alusión al hecho de que yo llevaba su sangre. Tanto me lo repitió que aquella escena, de la que no recuerdo  realmente nada, está en mi mente como si hubiera ocurrido ayer mismo. No solo su sangre, que salvó mi vida y me curó del terrible mal que aquejaba a gran parte de la infancia de aquel entonces, sino que con su sangre también me trasfundieron, de corazón a corazón, sin mediar más que dos tristes agujas y un fino tubo, su gran caudal de parte de su bondad, de su señorío, de su prestancia -que bien poco supe aprovechar-;  y de su cariño que me regaló a manos llenas cuando lo necesité.
Desde la distancia en el tiempo, mi homenaje cariñoso a quien me salvó y me quiso hasta sus últimos días.
Gracias, Isabel Hernández Bejarano, por tu generosidad.

12 comentarios:

  1. Jo, ¡qué historia más bonita! Me uno a tu homenaje; seguro que llevar parte de su sangre te ha hecho ese "pequeño gran hombre" que eres :)) Pequeño por ese aún espíritu infantil que agradece y grande... bueno, ¡está claro! ;D

    Por cierto, me ha encantado la foto que has puesto en la cabecera, con Carmen, ¡es simpatiquísima! y muy bonita; uf... da vértigo tanta murallaaa, ¿¿nooo??

    Besos.

    Yo, bloguer, no Face :D jejeje...

    ResponderEliminar
  2. Mar
    cada vez que recuerdo esta historia, me vienen las lágrimas a los ojos. De emoción, de no poder dar marcha atrás en el tiempo y poder sentir cómo en mi sistema circulatoria entraba a raudales una corriente de vida, impregnada del cariño tan inmenso que me unió de por vida a esa maravillosa mujer. Parte de lo que soy, se lo debo. Me siento un desagradecido.

    La foto es una maravilla. Carmen se encaprichó de un sombrero típicamente campesino chino. Mira que vimos miles y miles de chinos... pues bueno, el único gorrito que había en todo el territorio de la RPCh era el de Carmen. La muralla es de vértigo: de la impresión.

    Un beso, mujer...
    PD: no entiendo esa frase enigmática jejejjeje...

    ResponderEliminar
  3. Poco que añadir... de bien nacidos es ser agradecidos. La cara amable del ser humano :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Felix, nunca estaré suficientemente agradecido a esta mujer. Lo malo es que al final no supe agradecérselo en persona -por desisdia mía- y no tiene remedio ya..

      Eliminar
  4. Hola, Jose. Hay personas generosas que, además, no creen serlo. Simplemente creen haber cumplido con su obligación, eso es lo más admirable. Una suerte tener cerca personas así.
    Un abrazo,
    Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel ya no está. Fue una persona que a mi me lo dio todo, parte de su sangre pero sobre todo, su cariño.

      Eliminar
  5. Bello recuerdo para una gran benefactora.¡ Maravilloso! Saludos cordiales de la Sociedad Argentina de Escritores Filial Villa María- Córdoba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo recuerdo para mi benefactora, una gran mujer. Un saludo en medio de los puentes de la SAEFVM. Un saludo desde España :-)

      Eliminar
  6. Una maravillosa Mujer, una excelente Señora que tuve la suerte de que fuera mi Abuela. No te hagas problema por no habérselo agradecido en vida, ella ha querido que me enterara hace un tiempo de su tan maravilloso gesto altruista y esa ha sido su forma de darte las gracias por querer agradecérselo, ya que en vida esto nunca me lo dijo, era muy reservada para estos asunos. Se que ayudó a muchísima gente y tampoco me lo dijo, ya que no era arrogante, sino humilde, muy humilde como todas las Grandes Personas y generosa, muy generosa y lo que me duele es no haberla querido más, mucho más y haber estado mucho más tiempo con ella, se lo merecía, todo eso y mucho más. Decía que yo era su nieto preferido, su ojito derecho, pero el espíritu de la contradicción también, pero siempre me lo decía con su incomensurable cariño. Ahora llevo unas fotos de ella continuamente conmigo y no dejo de acordarme de ella y hablar de ella. “Como decía mi abuela...” y le cuento a mis compañer@s frases y enseñanzas suyas. Dios la tenga en su infinita Gloria y que con mi Abuelo Pepe y su Padre Rogelio y su Madre Patrocinio esté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que decir, "Anónmo", sé muy bien quién eres. Tuviste una abuela maravillosa y nunca estaré lo suficientemente agradecido a ella, a tu abuelo Pepe, pero también a tus padres y hermanos. Nunca olvidaré vuestra casa, y vuestra hospitalidad. Nunca os olvidaré a ninguno aunque la vida hay sea así de hermosa a unque a veces terrible. Gracias y un abrazo para ti y todos los tuyos a quienes nunca olvido a pesar de las "distancias"

      Eliminar
  7. Hola , jolines que bonito lo que nos cuentas, que emotivo!! Me quedo por aquí, en tu blog, yo también tengo uno por lo que te invito a el, saludos ;)

    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. Bom dia
    vim bordar uma linda mensagem de natal para você e todos seus entes queridos :”Todos os dias temos provas da existência de Deus: a luz do sol, as flores no jardim... Mas foi na noite de dezembro, anos atrás, que Ele se mostrou misericordioso conosco, colocando o Filho de seu amor entre nós. Por isso espero que essa essência desta chama divina esteja sempre em seu coração e que ela traga um Natal de paz e um Ano Novo de alegrias.” Que em 2017 renovemos todas as alegrias, realizações e sonhos!
    ♥Hilda's Bordados♥

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S