2.12.12

Juan Ramón


Yo no sé cómo saltar
desde la orilla de hoy
a la orilla de mañana.

El río se lleva, mientras,
la realidad de esta tarde,
a mares sin esperanza.

Miro al oriente, al poniente,
miro al sur y miro al norte.

Toda la verdad dorada
que cercaba al alma mía,
cual con un cielo completo,
se cae, partida y falsa.

Y no sé cómo saltar
desde la orilla de hoy
a la orilla de mañana.

De "Estío"

5 comentarios:

  1. Hola, JoseAntonio. Solo decirte que he pasado a saludarte y a leer ese precioso poema que por lo que dices debe ser de Juan Ramón Jimenez ¿no? Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marta:
    Juan Ramón no necesita apellidos.
    No suelo poner textos ajenos y menos aún poemas, lo que ocurre es que hoy me he levantado un poco romántico.
    Un beso, amiga

    ResponderEliminar
  3. Pues que ese romanticismo te dure muchos años, JoseAntonio, que la vida ya se encarga de remar a contracorriente y hay que luchar contra ella para no perder nuestros sentimientos, esos que aunque sea en breves momentos, nos hacen felices.
    Un beso romántico para ti.

    ResponderEliminar
  4. Con el panorama que tenemos me parece que algunos ni siquiera vemos la orilla del mañana, así que saltar a ella sí que nos parece imposible. ¿Seremos capaces de hacer disipar la niebla y construir un puente?
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Carmen
    esperemos que la otra orilla sea algún día una meta factible de tomar.
    Aunque bien mirado, en este poema, Juan Ramón ha dejado poco lugar para la lucha. Pero no hay más remedio que no decaer y tratar de levantar puentes como sea.
    Un beso, bejarana!!!

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S