9.9.12

Curiosidad e intriga... sobre Saltés

Joaquín, mi compañero de viajes ciclistas, a quien he descubierto algo más sobre  la tai'fa de Saltés

Durante muchos años pensé que Saltés era el simple nombre de una afamada librería de Huelva. Luego supe que se trataba de una isla que se encontraba inalcanzable enfrente del puerto de la ciudad.  Más tarde, de hecho hace pocos años, supe que  en realidad Saltés había sido el asentamiento de pueblos antiguos, romanos y posteriormente árabes, donde formaron, estos últimos, la sede del territorio capitalidad de una de las taifas en las que se disgregó la España de hace mil años. Hoy, Saltés ha desaparecido como tal asentamiento, y es el territorio privado (no he conseguido acceder) de unos seguratas y un par de empleados de la Delegación de Medio Ambiente que se esmeran en impedir el paso (no digo que no cumplan instrucciones al pie de la letra) a cualquiera que como yo, intenten de alguna manera echar un vistazo sobre los paredones y muros de cimientos de aquella otrora floreciente taifa del rey al-Bakrí.
Mientras llega el día en que el paso sea libre (aunque actualmente es terreno privado), me limito a pasar por sus inmediaciones, pasear por sus aguas desde Punta Umbría a Huelva, y seguir imaginando cómo las tropas de al-Bakrí entraban y salían de aquel sin duda vergel, desgraciadamente anexionado y esquilmado hasta su desaparición siglos después.
LAMENTEMOS EL PERDIDO, MÍTICO
REINO TAIFA DE XALTIS Y DE UMBA


16 comentarios:

  1. Maravillosa entrada donde se aprende y se disfruta de magistrales fotografías. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Alma
    si antes me lamento de la falta de interés, antes llegas tú con tu breve pero amable y excesivo comentario. Realmente el paseo mereció la pena pues trascurrió a través del espacio donde se estableció un reino floreciente de al-Andalus y durante el tiempo que el sol cayó tras los esteros y marismas infinitas. Se oía el eco del sonido de las olas golpeando sobre la quilla entremezclado con el chillido de las gaviotas y el rítmico chof-chof-chof del motor del barquito.
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  3. Un placer haberte encontrado Me han gustado las fotos es como que casi pure respirar el aroma del mar que esta a tu lado

    ResponderEliminar
  4. Recomenzar:
    gracias por ese encuentro. Y respirar el aroma DEL MISMO MAR que está igualmente a tu lado es algo que me enorgullece. Pero este mar, como bien digo, me traen ecos lejanos de gente lejana de tiempos pretéritos. Aunque yo los tengo muy presentes.
    Un saludo, amiga

    ResponderEliminar
  5. Es un placer charlar con vos entre las letras de tu blog y el mio

    ResponderEliminar
  6. Igualmente he entrado a tu blog tan visitado...
    Un placer

    ResponderEliminar
  7. Reconozco que desconocía la existencia de ese reino de taifa ubicado en Saltés. Es muy interesante saber historia y de una forma amena con fotografías que te dan una idea del lugar.

    Volveré, Jose Antonio.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  8. Mos
    Me encanta la novela histórica, y por ende, la Historia.
    Hago mis pinitos literarios en estos temas históricos pues me encanta bucear, investigar, desbrozar, aprender, imaginar, aprender... y enseñar lo mismo que yo he aprendido.
    Gracias por tu visita aunque no pretendo un intercambio. Te conozco por "culpa" de MarSolana, que te vi desde su orilla. Saltés tiene hermosas orillas y aguas tranquilas...

    ResponderEliminar
  9. Me voy al mat tus fotos me han dado ganas

    ResponderEliminar
  10. Gracias a ti, muchos como yo conocemos y descubrimos rincones de esta nuestra tierra, Onuba, tranquila y serena que brinda a los más curiosos como tú, placeres que se escapan a la vista del resto de los mortales, como yo.

    Gracias ti, viajo desde el sofá de mi casa por todos esos lugares.

    Gracias, Jose.

    PD: Ando perdida en mis lios. Es por ello que mi asuencia en tu blog y el mío es tan prolongada. Estoy en la senda de volver, espero no perderme en el camino.

    ResponderEliminar
  11. Recomenzar:
    adelante con un buen baño. Que te sea benefactor.

    ResponderEliminar
  12. Beni
    Charles Dikens decía que para amar u odiar a una persona solo hacía falta viajar con ella.
    Algún día viajaré a la taifa de Saltés y espero que me acompañes.

    ResponderEliminar
  13. Estaré encantada en ser tu escudera en tan interesante aventura...

    ResponderEliminar
  14. Dentro de las actividades de la asociación Platalea Naturaleza y Patrimonio (tienen página en facebbok), se encuentra la visita guiada a Saltés. La hacen con frecuencia (tienen permiso para acceder allí) y es muy interesante. Diego Vazquez, de Platalea, es un estudioso del tema y un gran divulgador y transmisor de conocimientos y ya te digo, es realmente interesante. Y puede ir todo el que quiera.

    ResponderEliminar
  15. Esperanza
    por Saltés siento una gran curiosidad y no voy a desaprovechar la ocasión de acudir a ver por mis propios ojos la tierra del "alción resinoso" y de las aguas calmas de los que escribía uno de los más insignes personajes de esta tierra en muchos siglos: Abū ʿUbayd ʿAbd Allāh ibn ʿAbd al-ʿAzīz al-Bakrī, poeta, polígrafo, geógrafo, botánico, viajero (sin apenas moverse), etc.

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S