19.9.12

Cuatro años para (no) olvidar

Aula de químicos


El año 1967 ingresé en la Universidad Laboral de Sevilla. Allí pasé cuatro años de mi juventud. En aquel mastodóntico complejo viví durante tres cursos los estudios de Oficialía Química, que a duras penas logré acabar. En aquel internado conviví con muchos jóvenes de distintas partes de España. Y con cierta amargura conseguí adaptarme a medias en aquel ambiente tan extraño a mi. 
Acabé los estudios, y para mi sorpresa, conseguí rápidamente trabajo en Huelva debido a mi flamante titulación de una especialidad que eligieron por mi, y que no me gustaba, y por desgracia nunca me gustó, pero fue lo que, al fin y al cabo, me proporcionó trabajo, y un modo de vida que sirvió para formar una familia... pero esa es otra historia. 
El caso es que decenas de años después se ha conseguido reunir de nuevo a los que fuimos compañeros de aquel periodo. Y hace pocos años acudí a una hermosa reunión en la que saludé a todos aquellos que formaron mi entorno. Sentí emoción de reencontrarme con los que compartí aulas, profesores, laboratorios, comedor, dormitorios, cine, juegos y cigarrillos, etc.
En aquella mi primera reunión rememoré parte de las vivencias de los tiempos de la "Uni". Y por encima de todo, me reencontré con las tres personas que me hicieron aquellos años más llevaderos. Creo que ellos no fueron conscientes de hasta qué punto su cercanía , pero sobre todo su amistad, me sirvió para hacer más amable aquella etapa. 
Los vi, les saludé abrazándolos con mi mayor emoción y agradecimiento. Cada vez que he tenido ocasión, he procurado recordar y ensalzar a aquellos tres maravillosos compañeros que me "salvaron". 
Sin desmerecer a los demás compañeros, sin renunciar al recuerdo de todos los demás, sin abjurar de la convivencia quiero, por encima de todo, airear a los cuatro vientos el nombre de mis amigos que permanecerán en mi recuerdo, en mi memoria, en mi corazón:
JOSÉ MANUEL RUIZ
FERNANDO SÁNCHEZ
y
MIGUEL PAREJA 
(con el que estoy en deuda imperdonable)
Gracias a ellos en especial, y gracias a todos los demás compañeros químicos, y a alguno de otras especialidades (que no he vuelto a ver) les deseo lo mejor, y guardaré mi recuerdo imperecedero de aquella etapa lejana. Renunciando, con mi sincero agradecimiento, a asistir a más reuniones, opino que la vida es una rueda que gira sin remisión y cada cosa tuvo, tiene, y tendrá su tiempo... como siempre ha sido y como debe seguir siendo...
GRACIAS DE CORAZÓN
PD: un saludo especial a quien hizo posible el reencuentro, Vicente Angulo del Rey, promotor a su vez de una hermosa página que comenzó como punto de encuentro entre antiguos compañeros, y ha devenido en tribuna de opiniones  (muchas veces de autoría ajena a los participantes, y por tanto muy respetables pero falta de interés en lo que a mi se refiere) que ha conseguido que poco a poco la haya eludido. De todas formas, Vicente, mi agradecimiento y dejo mi aportación modesta sobre los Nombres de la Uni-versidad en tus Curiosidades.


7 comentarios:

  1. Al parecer un bonito reencuentro con tus compañeros de Universidad.
    Esas reuniones se suelen hacer alguna vez en la vida,no sólo con los compañeros, también con amigos de las pandillas de nuestra época y suele suceder que por una razón u otra a veces no gusta a todos por igual (si son repetitivas) por distintas dircunstancias, diferentes creencias religiosas, ideas políticas,asuntos laborales etc.(de la adolescencia a la madurez hay un abismo)
    Pero de cualquier modo es bonito ver de nuevo a las personas que formaron parte de tu juventud, como es tu caso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Mayte
    no podría decir con tan pocas palabras, exactamente lo que quieres decir. Es lo mismo que yo pienso. Fue bonito la primera vez pero cuarenta años no pasan en balde y a veces no nos damos cuenta de que el tiempo cambia a las personas.
    Guardo un hermoso recuerdo (entre luces y sombras) pero ya es suficiente.
    Aprovecho contestarte para declinar la invitación recibida para el encuentro anual de antiguos compañeros, que se celebrará en Vizcaya.
    Deseo que lo pasen bien y que sepan disculpar mi ausencia.
    Gracias a todos, y un peso para ti, amiga Mayte

    ResponderEliminar
  3. Hola, Jóse:

    ¡Muchísimas gracias por tu aportación sobre el cuadro de la batalla!! Ahora mismo voy a comentárselo a Meulen, mi amiga chilena. Me has dejado without words, jejeje...

    Por cierto, gracias a tu victoria contra ese gran enemigo llamado tosferina, y a las estrategias de los antibióticos y al amor de los tuyos, te hemos conocido en esta mágica bloggosfera ;))

    A finales de este mes, tengo una cita con mi panda universitaria, ¿por qué no quisiste verlos??

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Mar
    ya he leido tu contestación en tu entrada. Lo del cuadro, de verdad, no tiene importancia, solo es cuestión de perspicacia: Chile, bandera de Chile, batallas de Chile, cuadros de batallas de Chile... y así.
    En cuanto a lo de mis compañeros, decirte que estuve en el primer encuentro, emocionante,con mis compañeros. Se me saltaron las lágrimas pues sensibilidad me sobra... pero una y no más: se reúnen cada año y me parece excesivo aunque es una forma de viajar y de pasar unos días, ya digo, no me considero un tipo raro, o sí?
    Un beso, amiga

    ResponderEliminar
  5. No, Jóse, de raro nada. Todos tenemos nuestras empatas y preferencias, no te preocupes. Si ya los has visto una vez y has quedado satisfecho, es muy respetable no querer repetir... Ya sabes lo que dice el dicho de las abuelas: "Lo poquito agrada y lo muchito enfada" ;))

    Ya te contaré mi aventura. Nosotros quedamos hace trece años (hace 23 que terminé la carrera) y para mí no fue una experiencia muy allá, porque no conecté bien con muchas personas... Ahora nos hace una ilusión especial porque estamos todos en esa fase de la mitad de la vida en la que dices: "debo darme prisa que la vida corre que vuela..." Quizás somos también más maduros, sensibles y tolerantes, ¡y qué narices! que lo vamos a pasar genial... ya te contaré.
    Besotes, amigo.

    ResponderEliminar
  6. Ay, estos correctoressssss, ugggggg

    empatías NO empatas

    Más besos.

    ResponderEliminar
  7. Mar
    me parece excelente la idea de reunirse de nuevo, sobre todo si han pasado trece años desde la última, y primera, reunión. En el caso de mis ex-compañeros es que se trata de reuniones anuales. En la primera que asistí, en Cuenca, resultó muy emocionante hasta saltárseme las lágrimas, pero cuando convocaron para el siguiente año,pensé al instante que me parecía excesivo y a punto estuve de opinar que sería mucho mejor que fuese trienal, o como mucho bienal. Cada año se celebra, y yo no he vuelto a asistir. Las abuelas tenían mucha razón.
    Lo que sé les deseo una feliz estancia y convivencia a todos los asistentes y sus esposas.
    Bueno, espero que cuentes tus experiencias con los colegas de carrera.
    Besos-besos...

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S