8.8.12

Vuelvo a Sevilla








Qué le vamos a hacer... siento por "Sevillia" debilidad. Por tantas y tantas cosas, porque fue mi hogar durante tres años de mi vida, porque me pateé sus calles, sus avenidas, sus barrios y su judería. Porque en cada esquina de su casco antiguo aún resuena el murmullo de sus fuentes, de sus palacios y de sus recónditos harenes. Porque en el pavimento de sus callejones resuenan aún, en mis oídos, los cascos de los caballos de las partidas de al-Mutamid, rey y poeta. Porque bajo la torre de la vieja Mezquita la Mayor, aún resuena el canto del muhecín llamado a la oración desde los altos del al-Jarafe hasta la vega del Guadalquivir. Porque Fernando el Tercero, llamado El Santo, conquistó para la causa de la Cristiandad la ciudad. Porque en la aljama se continuó orando vertiendo lágrimas por Jerusalem y porque Sevilla contuvo y mantuvo el espíritu de con-vivencia a pesar de que los pesados muros de sus crueles cárceles inquisitoriales rezuman sangre de inocentes. 
Sevilla, tan cerca

(entrada dedicada a Beni)

8 comentarios:

  1. Gracias por la dedicación de tu entrada ¡¡¡

    Sevilla es muy grande ¡¡¡ como dirían los de pura sangre de esta ciudad preciosa.

    Los adoptados de esta ciudad somos unos privilegiados, aunque te soy sincera:

    Si pudiera volver a mi tierra con mi gente y mi familia no me lo pensaba.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Mi recuerdo de Sevilla es el clásico de los que no somos del sur..calor...calor... y calor, pero se de sobra que Sevilla es maravillosa y sus gentes más.
    En un momento de despiste o de no conocer la ciudad un señor que se encontrabam jugando la partida después de comer en un bar, se levantó de su asiento para incicarme hasta el último detalle de mi pregunta y asi logre salir de la ciudad sin ningún problema.
    Le estoy eternamente agradecido....,
    así es la gente del sur amable y alegra por los cuatro costados.
    No me extraña que tengas tan buenos recuerdos de tu paso por ella, yo también los tendría.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Beni
    ya imagino que te volverías a esta tu tierra, pero debes considerarte afortunada en vivir a un tiro de piedra.
    Si yo te hablara de separaciones y ausencias...
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Mayte
    a Sevilla le debo gran parte de lo poco que soy.
    Es una gran ciudad cerca, muy cerca, aunque a veces parece que a mil millas, de Huelva.
    Mis recuerdos son de todas formas, agridulces, aunque pasear por sus rincones, me ayudaron mucho...
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Que bonita la tierra de los - MIARMAS-.

    pero en primavera picha, en primavera. Algo tendrá allí el verano, que todos huellen.

    ResponderEliminar
  6. Pedro
    Pues yo estuve hace tres días y hacía una mañana preciosa.
    Pero era una excepción. Vaya calor, miarma...!

    ResponderEliminar
  7. Tienes un blog estupendo y muy cuidado. Veo que también te gusta la historia...

    Enhorabuena.

    Saludos de la tierra de "la caló, ojú, miarma"

    Mari Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Carmen, gracias por tu visita a una página que casi tenía olvidada.
      ¡Seviya es musho Sevillia!

      Eliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S