26.8.12

Enamorado de la luna


Queridísimo abuelo: por fin le podrás preguntar tú mismo, cuarenta y tres años después, si fue verdad o no, a aquel astronauta en blanco y negro que ya te acompaña en el cielo, si puso sus pies en nuestro satélite, esa misma luna que tú, querido abuelo, me mostraste desde El Orillar, en plena vendimia, a la caída de una tarde de septiembre de 1969. 
-Allí -me dijiste mirando el enorme creciente- no se puede llegar... sin el permiso de Dios. 
Así pues, abuelo querido, pregúntaselo, al americano, a Neil Armstrong, ya que a mí, y lo entiendo pues aquello era increíble, nunca me tomaste en serio (este Jose... decías)

3 comentarios:

  1. Amstron, Aldin y Colin, al menos así lo decíamos por estos lares.

    Fueron los tres primeros nombres en otro idioma que aprendí. Y te aseguro que perdura el recuerdo de aquella noche, que me pillo trabajando en un bar de Punta Umbria. Aquello si que fue una explotación laboral. Menor, abusando y sin paga.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pedro
    nunca olvidaré cuando miré la luna, con quién estaba durante el alunizaje... Yo tenía 19. Años.

    ResponderEliminar
  3. "One small step for man. One giant leap for mankind"

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S