9.7.12

Mi Camino de Santiago hace diez años (Crónica)


...Santiago a sus pies,  ¡¡ULTREIA peregrino,  más Allá de ese monte, cercano el final!! Ultreia —casi lo podía gritar— a los cansados, a los rezagados, a los que habían hecho un gran esfuerzo, como no también a los adelantados, a todos y a cada uno, en suma, me hubiera gustado susurrarles al oído las viejas palabras del Codex Calistinus del siglo XII: 'ULTREIA E SUSEIA' que significa ÁNIMO, MÁS ALLA ESTÁ SANTIAGO, ADELANTE Y NO DESFALLEZCAS. SANTIAGO, EL APÓSTOL, TE ESPERA. Y todos fueron bajando por las calles de la capital de Compostela; en goteo incesante llegaron a la plaza donde fueron recibidos para acreditar su peregrinación., leyeron, sus nombres en latín (disculpad, Señor Santiago, que a mí me siga arrancando la misma sonrisa que a los peregrinos), miraron embelesados la concha cero’ y fueron convocados a escuchar la Palabra de Dios y el nombre de los Apóstoles (San Mateo 10,1-7), entre los que vos os encontráis.
Así, en el imponente atrio lateral derecho de la Catedral, mis peregrinos escucharon cansados, algunos somnolientos, la Palabra y muchos comulgaron y todos, sin excepción, asistieron con respeto y recogimiento al Sacrificio. El vaivén del botafumeiro fue, como desde tiempo inmemorial, premiado con aplausos por los peregrinos como creo que debe ser cuando estos aplausos significan. Señor Santiago, la emoción por la contemplación de las cosas bellas; y el más grande incensario que vieron los siglos siempre fue, es y será motivo de regocijo de los peregrinos cansados que expresan su alegría por la meta alcanzada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S