4.12.11

Tharsis de cerca

Un día más me encuentro en Tharsis, que no es China precisamente, sino un pueblo viejo que tiene sus entrañas huecas, horadadas, exhaustas de ofrecer sus riquezas... 
Me acompaña Roberto, que hace pipí mirando al viejo malacate minero
Filón Norte: cobre, plata, oro, metales preciosos que los romanos y los ingleses se encargaron de extraer.
Tharsis, el joyero de Roma
Roberto se cansa y mis hombros, gustosos, lo soportan.
Tharsis minero nos espera al fondo...
Cuando sonaban los barrenos, el pueblo se paralizaba hasta tanto los barrancos de las cortas caían dejando las tierras rojas preñadas de los metales que aún son útiles para la Humanidad. Y no sólo me refiero al vil metal...
Cía. Minera de Tharsis. Lagunas de lavado de minerales dejando reflejos de mil colores en sus aguas
Nos espera Daniel, con sus padres, en el Casino minero
Pueblo nuevo, una barriada del viejo pueblo, antaño habitado por los forzados obreros pagados por el imperio: Roma
Viejas, aristocráticas fuentes inspiradas en las casonas de los señores de las tierras altas de la orgullosa Escocia
Pinares agarrados a la tierra. Tierra que ya no da, pero que contiene en sus entrañas enormes vetas cupríferas a la espera de nuevos emprendedores... quién sabe si ahora el viejo y todopoderoso imperio chino
Sus habitantes se afanan en recuperar, reparar, rehabilitar y reponer vestigios de tiempos pasados
Tibio sol otoñal declinando camino de los montes algarvíos hacia la mar océana.
Los gatos, al sol
Súbditos mineros de Su Graciosa Majestad
Elitistas, salvo excepciones
Y aquí, en este recoleto cementerio presidido por un hermoso pino, reposan muchos de ellos.
 Ni en la muerte quisieron contacto con los tarsileños (al igual que en otras cuencas)
Dieciséis tumbas. Dieciséis historias.
Dieciséis lápidas... y dieciséis fechas de un calendario roto, lejano en el Tiempo 
Vetas, de distintos colores que interpretaron los viejos mineros descifrando la calidad y la cantidad.
Picos, palas, barrenos, fuerza de hombres y caballos.
Trabajo, riqueza, vida. Y  muerte.
 T H A R S I S

4 comentarios:

  1. Que te voy a decir yo, si estoy enamorada de esa tierra ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Pero no me dices ná del publireportaje... jejejjejeje
    Al menos, lo que esté en mis manos, que no quede de difundirlo, y qué mejor modo que en mi bloc que lo ven en todas partes del mundo, si es que la bolita global de la derecha no miente.
    Tharsis es un pueblo con posibilidades de turismo rural pero hacen falta emprendedores que se echen palante...

    ResponderEliminar
  3. como dicen los cubanos, " esta hecho un abulazo"

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S