14.12.11

Tartessos = Huelva ? (1)

           Lugar: sur de la península celtíbera. Más concretamente, Olba, un  poblado asentado justo en los meandros de las desembocaduras de dos ríos. Desde la orilla, reverberando en la superficie del agua, se ve el sol que comienza a hundirse tras el mar tenebroso, por donde estaba la tierra sumergida de los atlantes. Anclado, un enorme barco fenicio carga roca aurífera, que refulge con intensidad. Llega transportado en grandes carros tirados por recuas de hasta diez o doce bueyes, procedente de los yacimientos del interior del reino de Onoba.         
         Los mercaderes de mineral lo transportan hasta las toscas gabarras de una sola vela, que a su vez transbordan  a los grandes barcos anclados en la boca de la barra arenosa. Los buques mantienen sus dos hileras de remos, de babor y de estribor, hundidos en  las tranquilas aguas de la bahía mientras los esclavos remeros descansan o portean los minerales auríferos a las bodegas. Las gabarras se cruzan con pequeños barcos que a su vez entran y salen de la playa para descargar toda clase de pescado y marisco que, aún saltan en los canastos de mimbre: róbalos, herreras, lisas, corvinas y pargos, así como acedías; chocos y otros cefalópodos, junto con enormes crustáceos y bivalvos, pueblan las aguas cercanas.
                        La pequeña ciudad, si es que se puede denominar así, lo forma un conglomerado de casas circulares construidas con una mezcla de barros de arcilla y adobe, extraídos de los cerros próximos. Sus pobladores, una gente en apariencia feliz, que pasa la mayor parte del día en continuo trasiego de embarcaciones cruzando desde la playa hasta la barra arenosa de enfrente, a no más de una milla de distancia. A estas horas del día es tal el tráfico, que no es infrecuente el choque entre barcas.
La vida transcurre plácidamente en el interior de Olba. En las callejuelas se trafica con el pescado recién traído e incluso se intercambia por lapislázuli, y otros materiales considerados menores, desembarcados de los barcos extranjeros, como alabastro, dorita, porfirio, obsidiana, que triturados y mezclados con otras substancias sirven para adornar el interior de sus casas y fabricar y decorar objetos de adorno, como vasijas y ajuar doméstico.
Jose A. Bejarano

6 comentarios:

  1. This is the cuestion...

    Hay muchos escritos y estudios que hacen indicar que los tartessos estaban asentados en Onuba...supongo que cuando el rio suena agua lleva...

    Histórica y culturamente tiene su importancia.

    ResponderEliminar
  2. Beni
    Pues yo lo creo firmemente: cuando paseo por lo alto del Conquero me parece estar viendo la vida de una ciudad tartésica y los barcos anclados en la rada cargando mineral de Tharsis.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta Huelva. Bueno, lo que es Huelva capital solamente estuve de paso para Punta Umbría. Conozco El Rocío y la playa de Matalascañas. A ver si tengo ocasión de ir por ahí para conocer otras zonas.

    Repecto a lo que me dijistes del blog he puesto las últimas entradas en tamaño más grande, así lo hice cuando comenzé en el blog y lo tuve que cambiar. Observarás que al ponerlo a mayor tamaño las fotos no se ven enteras, de todas maneras al pinchar sobre ellas siempre se pueden ver. En cuanto a redimensionarlas las suelo redimensionar a tamaño 850x584 píxeles.

    Un abrazo, amigo.

    http://ventanadefoto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Ventana de foto
    Pues Huelva merece un buen reportaje: el mar y sus playas y atardeceres; sus marismas; la sierra, y las minas. Todo un espectáculos, verás...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Para VENTANA DE FOTOS,
    creo que tanto J Antonio como un servidor, estaremos encantados, en pasearte por nuestro entorno, ya veras como en la compañía de un jubilao con suerte y un ocioso, como yo te enseñamos mil rincones.

    La cierto es que después de leer estas entradas de mi amigo, dudo. ¿ Quien es mas choquero?.

    Nunca supe que fuimos Olba.
    ¿ es fruto de tu magnifica inventiva-narrativa o historia?.
    sácanos de dudas y sigue por favor.

    ResponderEliminar
  6. Pedro
    Aquí estamos para servir de cicerone por nuestra ciudad, y los alrededores que son los que merecen de verdad la pena de Huelva.
    No sé si soy choquero de verdad, aunque el carnet no lo tengo, y bien que me gustaría. Aunque procuro llevarlo cerca del corazón.
    Tartessos fue una civilización muy rica en tesoros y en cultura. Y Huelva, parte de ella. No hay más que darse una vuelta por el Conquero al atardecer y un paseo por los esteros de Marismas del Odiel y ver las descargas de mineral de los barcos. Yo, al menos, lo veo nítidamente.

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S