14.12.11

Tartessos = Huelva ? (2ª parte)


...a la puerta de una de aquellas casas, vistiendo una túnica, la misma que lucen las mujeres que deambulan por el mercado. Se da cuenta de que todas van elegantemente vestidas, complementadas con grandes pulseras y brazaletes dorados. Sus túnicas exhiben abalorios en forma de alfileres, fíbulas, broches, hebillas y cinturones prendidos a los lados, sobre los hombros, proporcionándolas un aire muy femenino, a diferencia de los hombres que, dedicados a las rudas tareas de la pesca, de la minería o de la agricultura, visten sencillos jubones; casi todos se cubren con gorros de piel de cabra de distintas hechuras y tipos. También se ven algunos soldados, vestidos de cotas de malla y con cascos.
                                                         
                        Amelie se entera de que el reguli —reyezuelo de la ciudad— ha ordenado que trasladen las viviendas hacia la parte alta de los cerros, con el fin de, por lo visto, habilitar lugares en los que amontonar los minerales antes de proceder al embarque. Todos, en corrillos, comentan las nuevas leyes del emisario del Rey Argantonio, pero se percibe que hay quien cuestiona estos edictos a sabiendas de que el trueque del mineral por las especias de más allá de las Torres de Hércules, es gravoso para el pueblo turdetano —ellos—, y ha advertido las dudas de si los comerciantes y tratantes fenicios son amigos o enemigos. Y es que los mejores trabajos y beneficios los tienen estos, dedicados al comercio y transporte de minerales, mientras los naturales se dedican al pastoreo y a la pesca.
                        Amelie, consciente de que ni es su tiempo, ni su lugar, que es una intrusa, se da cuenta de que tras la apariencia de tranquilidad, algo de aquel emporio de riqueza no va a continuar como hasta ese momento. Entra a  la casa, dividida en varias estancias. Un niño está jugando, ensimismado, mientras una mujer atiza el fuego en un agujero practicado en el suelo.
                  

2 comentarios:

  1. Estás muy puesto en el tema! Deberían dejarte un hueco en la mesa!
    Rocío

    ResponderEliminar
  2. Pues después de escuchar al padre de los estudiosos de Tratessos (Prof. Blázquez) no creas que voy tan descaminado. Pero me parece un tema muy difícil.

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S