12.4.11

Un tren español (1) ©Jose A. Bejarano

1ª PARTE: ORIGEN. EL VIAJE.
—Desde muy joven acudía con mi padre a la Sinagoga de Estambul y allí, leyendo los textos sagrados, aprendía el pasado de mi pueblo. Ocurrió mediado el año 1936 cuando conocí, a través de mi amigo Ismet Tâli, los sucesos que estaban aconteciendo en Europa. En la Sinagoga los debates devenían con frecuencia en acaloradas discusiones a propósito de las persecuciones que los judíos sufrían en el centro del continente.
Allí, en la Asamblea, se daban toda clase de pareceres que relacionaban los nacionalismos exacerbados con las doctrinas que favorecían los levantamientos militares en los confines del Mediterráneo; quiénes opinaban que no tenían nada que ver, y los que entendían que los “pogromos” eran algo inevitable, incluso apuntando  como algo positivo la circunstancia de que la Historia fuera manifestándose cíclicamente, de aquella manera, para diferenciar a los judíos de cualquier otro pueblo de la tierra: de nuevo, los elegidos. Y aquellos que, simplemente, hablaban de dictadura o libertad, de izquierdas o derechas, de conmigo o contra mí. Yo me preguntaba, sin embargo, a pesar de que mi porvenir podía estar resuelto —merced a la pequeña fortuna que mi padre poseía— cómo podría demostrar mi solidaridad ante la falta de perspectivas y contra los totalitarismos que se auguraban  para Europa.
Sin dudarlo más, la mañana del 25 de septiembre  de 1936, con veinte años recién cumplidos —aun en contra de la opinión de mi padre— partí, junto a mi amigo Ismet Tâli, hacia la frontera con Bulgaria.
Continúa...

6 comentarios:

  1. Sigo leyendo, como el tren, incansable... chucu-chú, chucu-chú... esto promete...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Mar
    Espero que me acompañes en este viaje que acaba en tu ciudad, mucho tiempo felizmente atrás...
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Seguiremos viajando hasta donde nos lleve este tren...
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Laura
    hasta las puertas de Madrid. 1936.
    Me atrevo con casi todo... aunque a mi manera, y sin otro ánimo que curiosear y aprender.

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S