5.12.10

El anillo de los ocho Anj (y 6)

4 comentarios:

  1. Te lo repito:

    Un misterio que estirado sin límite de páginas daría para una novela.

    Interesante, con intriga, con un argumento inquietante que te mantiene en vilo hasta el final.
    Descripciones rigurosas que documentan sin empachar.

    ¡Qué rabia que destruyera el cuadro y todas las pruebas!
    Me ha quedao esa espinita, pero es otro detalle que hace el relato especial... tal vez real.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Destruyó el cuadro al igual que lo hubiera hecho yo. Soy muy curioso pero me da miedo descubrir verdades.
    Gracias por tus elogios, amiga Adelaida.

    ResponderEliminar
  3. Hay veces que es mejor dejar las cosas como están.
    Alguno de los que trabajaron en la estatua contaría algo.
    Y seguro que sus descendientes la miran ahora sabiendo como y con qué se hizo.
    Muy bueno,Jose.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Lo que me temo es que algún minuano lea esto y hagan algún desaguisado en la estatua del general Lavalleja. De ahí mi miedo: el haber descubierto un secreto...

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S