1.1.10

EN EFECTO JoseA. Bejarano 1999-2000

Marta, aficionada a las nuevas tecnologías, lo había organizado a conciencia con el fin de comprobar por si misma el tan traído y llevado asunto del efecto 2.000. A mediodía del 31 de Diciembre de 1.999, desde su apartamento de Madrid, había tecleado la dirección de la página web www.two-thousand/impact.gmt previamente acordada con todos sus contactos - internautas seleccionados cuidadosamente - a través de los husos horarios de la tierra, y aunque no resultó fácil, allí estaban las frases de George que, desde su plantación de caña de azúcar de la isla Viti Levu - en el archipiélago de las Fidji - le estaba enviando, sin problemas, a través del ordenador.
Sin embargo cuando, en el reloj del Personal-computer de Marta, los dígitos 12 :59 :59 se convirtieron en 13 :00 :00, las frases de feliz año nuevo tecleadas por George, desde la pequeña isla del Pacífico - vivía exactamente sobre el meridiano 180ºEste del cambio de fecha - desaparecieron de su pantalla. Marta se sobresaltó levemente.
El contacto siguiente, Claire desde Noumeá - en Nueva Caledonia- había observado, también, la ‘desaparición virtual’ de George y tranquilizó a Marta, en “Base España”, pues sospechaba pudiera tratarse de un problema momentáneo en los ‘servidores punto net/com’ del área del Pacífico Sur. Pero no, al igual que tres mil seiscientos segundos antes, volvió a ocurrir lo mismo : las frases de Claire desaparecieron de la pantalla.
Con John, desde Sydney, el resultado fue similar: en el último segundo del año - en Madrid, las tres de la tarde - su ‘Happy new year’ hizo ‘mutis por el foro electrónico’ del chat organizado por Marta.
Y así, de huso horario en huso horario, de contacto en contacto, un Pc tras otro, ocurrió con las señales que Nacho y Miry enviaban desde las Legaciones de España en Tokio y Pekín, respectivamente - quienes, gentilmente, habían sacrificado sus particulares Nocheviejas - ; con las de Nanny, a las siete, desde Dhaka, en Bangladesh ; a las ocho, con las de Ismet, desde Karachi ; con las de Indy Zhakir , a las nueve, desde los Emiratos Árabes ; a las diez, con las señales de Vasiil ,desde Moscú y, por fin con las emitidas desde el portátil de Esdras, desde un Kibutz en Palmahim, al sur de Tel-Aviv, a las once de la noche ; en cascada, de hora en hora, quedaron interrumpidas, anuladas y desaparecidas de la pantalla de Marta, cuando en sus respectivos países daba comienzo un nuevo milenio digital y la gente, en el delirio supremo , se disponía a tirar, literalmente, las casas por las ventanas.
Cinco minutos antes de la MEDIANOCHE, con tal estruendo pirotécnico sobre los cielos de la urbe que parecían resquebrajarse, comunicó - según lo acordado previamente y temiendo lo peor - con Billy Davidson en las islas Midway, sobre el meridiano 180ºOeste, para que tomara el relevo y entrase en contacto P.M. con Canarias, Azores, Brasil, ambas Costas de Estados Unidos y Alaska, según lo programado, hasta completar los husos horarios y meridianos terrestres.
En la centésima de segundo sobre la frontera entre las 23 :59 :59 del 31.12.99 y las 00 :00 :00 de su Pc ON-LINE, apareció un mensaje : ‘OPERACIÓN INCORRECTA . EL EQUIPO SE DESCONECTARÁ INDEFINIDAMENTE’. Marta, sin inmutarse - pero cansada - deslizó la flecha hacia la única opción que aparecía superpuesta: ‘ACEPTAR’. Sonrió levemente, pulsó el ‘mouse’ y la pantalla quedó en negro. Salió del apartamento, se introdujo en el ascensor, pero decidió no activar ningún botón y bajar por las escaleras los doce pisos del edificio.
En las calles, la gente continuaba descorchando cavas, especialmente embotellados para el Evento Máximo, y a pesar de los fuegos artificiales en la cumbre del paroxismo, Marta observó la luz pobretona, lánguida y vacilante que emitían las farolas urbanas - los neones se habían apagado por completo - pero nada de ello le extrañó en absoluto.

5 comentarios:

  1. Por este relatillo de ciencia-ficción (escrito en noviembre de 1999) alguien, muy enfadado, me llamó "tonto".
    Yo, a él, Mariquita Pérez.
    Aquello pasó y no hubo nada.
    Tiempos...

    ResponderEliminar
  2. Lo he querido insertar hoy, cuando comienza un nuevo "efecto 2000" que no ha sido tal, pero que ha tenido eco en la prensa.

    ResponderEliminar
  3. HOLA JOSÉ ANTONIO:

    GRACIAS, POR PASAR POR MI BLOG.

    ME HA GUSTADO ESTE RELATO.

    QUE ESTE AÑO 2010, ESTÉ LLENO DE PAZ, AMOR, SALUD Y ARMONIA. PARA TI Y LOS TUYOS, TE LO DESEO DE CORAZÓN. Montserrat

    ResponderEliminar
  4. Bueno espero que este comentario llegue :)

    BIENVENIDO AL 2010, que sigas narrando y siendo feliz.

    Te deseo lo mejor para ti y los tuyos.

    Un abrazo desde Extremadura.

    ResponderEliminar
  5. Pasaba a darte las gracias por la felicitación en mi blog, pero no puedo más que quedarme leyendo esta maravilla. Si es que las nuevas tecnologías es lo que tienen, que fallan.

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S