2.6.11

El ángel olvidado de Huelva

En algún cajón —quien sabe en qué mueble, de qué archivador, de cuál organismo— debe estar. Sí, allí debe estar tal vez, olvidada para siempre, la medalla que no llegó al pecho del valiente Ángel “de la Guardia” que un día ya lejano en un año de justo mediado el siglo pasado, en una lejana y rosa ciudad, se convirtió en un héroe.
Y es que el Ángel se encontraba de centinela en el puerto (como no podía ser de otra forma) y observó cómo dos críos habían caído desde lo alto del atracadero cerca de los tinglados, a las profundas aguas. Sin saber él mismo nadar, se lanzó a lo más profundo del muelle, cerca de los veleros de pesca que se encontraban atracados a la espera de la siguiente marea. Y el Ángel, que era de tierra adentro, que en aquel momento se encontraba soñando con las cumbres nevadas de los picachos que circundan su pueblo, se arrojó, sin pensarlo un solo segundo, vestido con la guerrera azul del uniforme de Policía Armada y en las profundidades consiguió asir a los dos mozalbetes que se aferraron a su cuello de tal forma que el Ángel a punto estuvo de hundirse con ellos en las oscuras profundidades de la rada.
Después de varios, interminables segundos emergieron los tres, siendo sacados trabajosamente por algunos de los pescadores que por allí se encontraban, y la noticia corrió velozmente, con la rapidez que en aquellos años lo hacían las pequeñas noticias en la ciudad lejana y rosa.
Los chavales, a base de juegos, consiguieron olvidar: tal vez hoy, seguro, son dos padres de familia que viven felices, y probablemente no han desalojado definitivamente de su memoria a quien una vez, con el uniforme, y las botas puestas, se arrojó a las oscuras aguas del muelle. Mientras, el Ángel comenzó su lucha, perdida de antemano, contra una enfermedad que le costaría más tarde la vida.
En algún despacho se gestó y se tramitó una condecoración que recordase el valor del Ángel. Pero por desgracia, la gran valentía quedó tapada por su fallecimiento y la medalla se olvidó para siempre en algún cajón de cualquier archivador, en cualquier organismo, que la Historia de aquellos nebulosos años cincuenta del siglo pasado consiguió aplastar y oxidar. Quién sabe si en las hemerotecas es posible rescatar para el recuerdo la posible reseña que quizá se escribió dando cuenta de la distinción que hiciese rememorar el gesto de valor del Ángel y aún hubiese tiempo de trabarla —sus hijos, nietos y sobrinos— en el nicho del cementerio de la Soledad.
El tiempo pasa pero no el recuerdo, aunque una pátina de olvido cubra cada año un poco más las evocaciones.
Sirva este pequeño comentario como toque de atención a los historiadores, cronistas e investigadores, a los que escudriñan las vicisitudes —grandes hechos y pequeñas anécdotas— de los pueblos. Y sirva por si a bien tienen investigar esta pequeña historia, más que nada por ver si aún es posible restituir al Ángel “de la Guardia” —Bejarano Gil— la medalla que se quedó en el camino.




Joseantonio Bejarano
Dedicado a Miguel Ángel Bejarano Calderón, nieto del protagonista, héroe, de mi historia El angel.

Joseantonio Bejarano
Joseantonio Bejarano
La ciudad, obviamente, Huelva.
La época, claro, la década de los cincuenta.
El ángel, Ángel Bejarano Gil.

Gala Medina Torres
Gala Medina Torres
Emocionante relato.

Miguel Angel Bejarano Calderón
Miguel Angel Bejarano Calderón
Gracias Jose por este entrañable relato. Una auténtica pena que "el ángel" falleciera tan joven, cuando estamos tan necesitados de ángeles como él en la Tierra... y más aún estando tan sobrados de "crueles demonios" en este Mundo. Seguimos en contacto.

Rocío Bejarano Álvarez
Rocío Bejarano Álvarez
He buscado y buscado en el archivo de la hemeroteca de la Diputación de Huelva, concretamente en el diario Odiel, que es el que abarca toda la década de los cincuenta y no he dado con la noticia. Es una pena.




2 comentarios:

  1. Un familia llena de héroes, e muchos sentidos.

    lindo relato.

    tenemos un café pendiente.

    ResponderEliminar
  2. Pedro
    los hechos relatados son verídicos.
    Ángel Bejarano Gil, mi tío, fué un heroe. Olvidado. Y no pierdo la esperanza de que alguien recuerde estos acontecimientos.
    El café, cuando quieras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar


Me encantan las visitas.
No lo dudes, amig@... y entra, las puertas están abiertas de par en par.
Comenta, critica, sugiere, aporta.
Enriquece mi bloc.
No aceptaré anónimos...

G R A C I A S